16.7.2018
 
Artículos / Cultura
Lynn Cruz
Se nos fue el poeta Rafael Alcides
Por Lynn Cruz
Twitter: @lynnhavanacruz
20 de junio de 2018
(HAVANA TIMES ) Condenado al ostracismo por su pensamiento crítico, fue tan grande que siempre decía que no estaba censurado, a pesar de que le prohibieron su novela Contra Castro y su libro de poesía Nadie. Alcides eligió separarse de la vida social y cultural, por no estar de acuerdo con el rumbo que tomaba la política en el país. Haber sido un hombre libre dentro de un sistema totalitario provocó que hasta hoy el filme sobre su vida esté prohibido en Cuba.
 

(HAVANA TIMES) En la tarde del 19 de junio de 2018 , a los 85 años de edad, partió Rafael Alcides. El poeta sensualista, amigo y protagonista de Nadie logró lo que muy pocos: “Vivir como pensaba”.

En su residencia de Nuevo Vedado consiguió su reposo final, después de haber batallado contra el cáncer.

El fin de su viaje deja un vacío profundo no solo en quienes lo conocieron y admiraron, sino en todos aquellos que luchan por sus ideas.

Condenado al ostracismo por su pensamiento crítico, fue tan grande que siempre decía que no estaba censurado, a pesar de que le prohibieron su novela Contra Castro y su libro de poesía Nadie.

Alcides eligió separarse de la vida social y cultural, por no estar de acuerdo con el rumbo que tomaba la política en el país. Se refería a las traiciones de Fidel Castro, a los ideales por los cuales Alcides peleó en el movimiento clandestino.

Por su elocuencia y don de orador, inspiró al cineasta Miguel Coyula a realizar su primer documental Nadie, La película de Alcides, como siempre manifiesta Coyula, pues se propuso mantenerlo en pantalla el mayor tiempo posible, ante el torrente luminoso de la personalidad del poeta.

Haber sido un hombre libre dentro de un sistema totalitario provocó que hasta hoy el filme esté prohibido. Nadie dentro de la Isla habla sobre Nadie, ni la crítica, ni los poetas de su generación, ni la prensa oficial, ni los noticieros.

Pero el poeta conoce de eternidad, que los gobiernos y políticos pasan. Nosotros los que lo amamos, quedaremos por siempre “Agradecidos como un perro”, de contar en nuestra literatura con su obra.

Alcides no tenía edad. Desbordaba tanta pasión que parecía un niño asombrado ante un mundo que aún le era ajeno.

A los que lo tuvimos de cerca, también nos queda el ejemplo sacerdotal con que trataba a su escritura. Incapaz de venderse.

Como amigo, sé que lo extrañaré siempre y en lo adelante tendré que conformarme con imaginar, ¿qué habría dicho Alcides sobre esto?

El poeta bayamés pidió que sus cenizas se esparcieran en Barrancas, su pueblo natal.

Fuente: Havana Times

Twitter: @lynnhavanacruz