17.7.2018
 
Entrevistas
Adriana Núñez:
«Los costarricenses han sido muy golpeados por actos de corrupción»
Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
6 de marzo de 2006
«El 22 de febrero pasado se cerró finalmente el conteo manual, porque en el conteo electrónico, que fue el primer conteo, como los números eran tan parejos, se suscitaron muchas dudas; y sobre todo rumores que echó a correr la segunda fuerza electoral, el Partido de Acción Ciudadana».
 

Realizada el 1 de marzo en "Apertura Latinoamericana"

Adriana Nuñez es periodista costarricense. Nacida en Cuba, ha sido víctima en el ejercicio del periodismo en Costa Rica, del principal producto de exportación del castrismo: la intolerancia política.

 

 

Gabriel Salvia: ¿Cómo ha sido este proceso electoral en Costa Rica, que no se definía y que lo vivimos desde acá con tanta incertidumbre?

Adriana Núñez: En realidad el proceso electoral ha sido muy frío lamentablemente, porque los costarricenses han sido muy golpeados por actos de corrupción. Y por una gestión deficiente de la administración actual que termina el próximo 8 de mayo. Pero, el día de las elecciones, que fue el 5 de febrero, hubo, en horas de la tarde, mayor afluencia de votantes a las seis mil y pico de mesas, de urnas electorales que se abrieron en todo el país. Porque aquí ha habido una gran discusión sobre el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, entre ese país y Centro América y República Dominicana, el CAFTA. Y un poco eso influyó en que se polarizara a última hora las fuerzas electorales, y que se votara, en algunas ocasiones, no por el candidato, sino en contra de Oscar Arias. Sin embargo, a pesar de eso, el 22 de febrero pasado se cerró finalmente el conteo manual, porque en el conteo electrónico, que fue el primer conteo, como los números eran tan parejos, se suscitaron muchas dudas; y sobre todo rumores que echó a correr la segunda fuerza electoral, el Partido de Acción Ciudadana. Entonces se procedió a un conteo manual que arrojó una diferencia a favor de Oscar Arias de 18.167 votos. Pero el tribunal no ha hecho aun la declaración oficial de que Oscar Arias sea presidente aunque ya se sabe con estos números que virtualmente lo es.

G. S.: Tengo entendido que Costa Rica es el único país donde resta que su Congreso apruebe el CAFTA. Quería saber si esto es así y cómo es la composición del poder legislativo en Costa Rica.

A. N.: El conteo de diputados está en este momento todavía funcionando, aun no han terminado. Pero ya se vislumbra que el Partido de Liberación Nacional, que lleva a la presidencia a Oscar Arias, tendría aproximadamente 25 diputados. Seis diputados mantiene el Movimiento Libertario, 17 diputados el Partido de Acción Ciudadana y el resto se lo dividen entre los restantes partidos políticos que participaron en la contienda.

El Congreso costarricense todavía no ha ratificado el Tratado de Libre Comercio a pesar de que ha habido mucha presión porque, efectivamente, el resto de los países de Centro América, incluso ahora Colombia, firmaron un tratado con los Estados Unidos. Oscar Arias va a tener que comprarse, como dicen aquí, ese pleito, ese problema, porque hay mucha presión de parte de los sindicatos costarricenses. En Costa Rica lamentablemente ha habido una gran penetración ideológica comunista en los últimos años para tener tratados culturales con diferentes naciones, entre ellas Cuba; pues ha habido una seria presión de izquierda, de una izquierda recalcitrante, que incluso ha penetrado en los partidos políticos. Esa nueva izquierda reciclada, comunistas reciclados que ahora están participando y aprovechando todas las circunstancias de la democracia, pues han hecho muchos problemas con respecto al tratado. Que en realidad no se puede renegociar. Uno de los candidatos decía que sí, pero en realidad no se puede, ya pasó el tiempo de renegociarlo. Aunque se quisiera no se podría. Y ya fue, digamos, suscrito por el gobierno actual con los Estados Unidos. Oscar Arias, como decía, va a tener que comprarse ese pleito y para poder aprobar ese tratado necesita 38 votos, de manera tal que va a tener que contar con los votos del Movimiento Libertario y con algunos de los votos de los diputados electos de partidos independientes que aparentemente sí le apoyarían para darle trámite a esa ratificación.

G. S.: ¿Y qué pasó con el Movimiento Libertario, especialmente con la candidatura de Otto Guevara que en su momento había crecido mucho en las encuestas y se planteaba que podía terciar en la pelea presidencial?

A. N.: Si hubiese habido una elección normal, posiblemente Otto Guevara habría sacado más votos. Porque efectivamente en algunas zonas del país, en algunas provincias, tenía bastante porcentaje de posibles votantes. El problema es que a última hora algunas encuestas arrojaron la posibilidad de que se fuera a una segunda ronda. Porque, según ellos, aparentemente no iban a lograr más de 40% de la votación ninguno de los candidatos. Entonces, ante esa posibilidad, personas que apoyaban a otros partidos que estaban en la contienda, entre ellos el Movimiento Libertario, y que no estaban de acuerdo con la candidatura de Oscar Arias, viendo que había una posibilidad, pues optaron por votar por el partido de Acción Ciudadana, que era la segunda fuerza y que ocupó, efectivamente el segundo lugar en esta contienda. No tanto porque estuviesen de acuerdo (quizá una apreciación muy personal) con su candidato y con sus propuestas, sino como un voto rebelde contra Oscar Arias. Que es el voto, digamos, de muchas personas de la provincia de San José, de miembros de los Sindicatos y de otros gremios que han estado muy desilusionados por el bipartidismo en Costa Rica. Entonces, pues, optaron por el partido de Acción Ciudadana para darle la pelea a Oscar Arias y eso le restó votos al Movimiento Libertario. Que aunque no se vio afectado en el número de diputados, sí se vio afectado el partido de gobierno, que prácticamente perdió todos sus diputados (quedó apenas con cuatro para la próxima administración).

G. S.: Mencionabas la influencia que ejerce el castrismo, la dictadura cubana, en tu país. Y quería que compartieras con nosotros tu historia, tu testimonio de haber sido víctima en ese ejercicio del periodismo de la presión de régimen cubano.

A. N.: Muchas gracias Gabriel. Pues sí, efectivamente yo soy una persona nacida en Cuba, llegada a Costa Rica al año y medio de edad, o sea prácticamente mi vida entera ha transcurrido en este país. Este es un país de tradición civilista que ha abierto las puertas a personas de muchas nacionalidades. Pues eso ha causado que venga gente "buena" y gente "mala". Lamentablemente en esta administración, sobre todo a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Ministerio de Salud, ha habido un gran coqueteo con el gobierno…bueno, no le voy a llamar gobierno, con la dictadura, con la tiranía comunista de Fidel Castro. Se han hecho, digamos, convenios para traer médicos acá. El consulado de Cuba en Costa Rica (aquí no hay embajada, solo se mantienen relaciones comerciales) ha cogido mucho vuelo. Ha habido, incluso, un gran mercado de matrimonios: recientemente apresaron en Cuba a siete costarricenses que los habían llevado allá a casarse para traer gente para acá. Pero es gente que no ha venido a Costa Rica, en un alto porcentaje, porque sean perseguidos políticos, o porque tengan problemas por ser disidentes o porque sean exiliados. Sino, sencillamente porque saben que aquí pueden hacer más dinero, porque este es un país democrático, donde hay libre empresa, libre asociación. Y porque, en cierta manera, comulgando con el régimen de Castro, vienen aquí a contribuir con la transformación de la mentalidad del costarricense, sobre todo de los estudiantes universitarios de las universidades públicas, para que sean complacientes con el régimen. El consulado ha hecho su trabajo. Algunos periodistas hemos salido a oponernos y a señalar con el dedo la infiltración comunista en las marchas sindicales y en muchas de las actividades, incluso políticas, que se llevaron a cabo durante el último año. Y eso nos ha acarreado muchos problemas. En mi caso personal, yo recibí en un momento dado, siendo directora de La Prensa libre, que es el periódico más antiguo del país, amenazas de parte del consulado cubano. Han hecho escritos acusándome de lo mismo que acusan a cualquiera que se les oponga: de ser agente de la CIA, de trabajar para el gobierno norteamericano (cosa que es mentira, por supuesto). Incluso me acusaron de batistiana y yo no tengo edad todavía como para haber estado adolescente durante el régimen de Batista. Batista ya se había ido de Cuba para el momento en que yo nací. Así que eso ha sido muy engorroso, muy difícil. Sin embargo, algunos que respetamos los derechos humanos, que tenemos solidaridad por los periodistas presos en Cuba, estamos tratando de hacer todo lo que está a nuestro alcance para divulgar y desenmascarar las mentiras que por más de 46 años el gobierno de Fidel Castro ha echado a andar por el mundo. En Costa Rica, lamentablemente esa penetración ha crecido mucho. Incluso se habla de que también de parte de Hugo Chávez ha habido apoyo en dólares, en gruesos fajos de dólares, a algunos de los candidatos de los partidos de izquierda. Uno de ellos vuelve a la Asamblea Legislativa porque resultó electo, Merino del Río, que es un español que ya fue diputado en Costa Rica y ahora vuelve a ser diputado. Ese señor es comunista y dicen que ha habido apoyo internacional de parte de esas naciones para que él pudiera hacer su propaganda. 

Apertura Latinoamericana se emite los días miércoles de 19 a 20 horas de Argentina por RADIOPALERMO 99.5 y se puede escuchar en vivo por Internet ingresando a www.radiopalermo.com.ar

Twitter: @GabrielSalvia
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia

Periodista y activista de derechos humanos. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Es autor de más de 200 artículos, investigaciones, informes, entrevistas a prestigiosas personalidades y productor de varios audiovisuales. Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos.

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista El poder legislativo y su gente, participó como comentarista de temas políticos y económicos en Radio América, fue productor periodístico del informativo económico de CableVisión Noticias y realizó varias entrevistas para el suplemento El Observador del diario Perfil. Sus columnas de análisis y opinión se publican regularmente en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires) y La Nación (Buenos Aires).

Twitter: @GabrielSalvia
[Ver todos los artículos del autor]