23.9.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
Confianza y expectativa
Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
17 de agosto de 2017
Carlos Fara
(7 Miradas) Existe un error conceptual al indicar que la gente vota según como le vaya al bolsillo. La gente vota según cómo le vaya a su contexto y la expectativa que tenga sobre el futuro, no tanto por su situación individual.
 
 

(7 Miradas)  La economía no arrancaba en la opinión de la calle. La plata no alcanzaba. El gobierno se equivocaba mucho y era para ricos. La decepción ya se había instalado desde principios de año. Sin embargo, nada de eso pudo evitar una consolidación de Cambiemos a nivel nacional. Veamos algunas claves de lo que pasó el domingo:

  1. Confianza y expectativa: Cambiemos no logra consolidarse tanto por los resultados del gobierno de Macri, como por las ganas de la sociedad de otorgarle un crédito para ver si le encuentra la vuelta a una reactivación que sea masiva, a la generación de empleo y una inflación que se sigue notando en los bolsillos. Buena parte de la sociedad (no la mayoría, sino el 36 % según los cómputos provisorios) creyó que lo mejor era confiar en el rumbo del gobierno y mantener una expectativa positiva sobre lo que vendrá
  2. Al final se nacionalizó: el debate de la provincia de Buenos Aires (PBA) terminó generando una ola a favor de oficialismo que no estaba claro en las semanas previas, donde reinaba la desinformación, la apatía y la confusión. Terminó influyendo si la elección era a favor o en contra de Cristina.
  3. Massa, el pato de la boda: off the record, la encuesta que manejaba el gobierno nacional sobre la provincia de Buenos Aires el viernes previo indicaba 32 % para CFK, 28 % para Bullrich y 21 % para Massa, sin proyectar indecisos. Dentro del margen de error, los votos de Cristina aparecieron, pero claramente se produjo una corrida en las últimas horas de 1 País hacia Cambiemos, que explica la pérdida de Massa de 6 puntos, recogidos por el candidato oficialista. Al ser el voto del tigrense el más volátil, lo hace el más difícil de contener. Una ráfaga de viento se lo puede llevar.
  4. Cansancio con el peronismo: aunque la crisis santacruceña hacía prever el voto castigo, eso no quedaba tan claro en lugares como San Luis y La Pampa, más avances notables de Cambiemos en Chaco o Santiago del Estero. Más allá de cómo concluya el recuento de votos en PBA, y de las interpretaciones sobré cuánto sacó el kirchnerismo y el peronismo no K, lo cierto es que hay un mensaje de que necesita haber un cambio en la política, que las dinastías eternas deben dar paso a otra cosa, y que el peronismo fragmentado hoy no tiene una idea que concite entusiasmo, más allá de su voto duro.
  5. Cambiemos desplazó al PRO: si hay una novedad interesante es que se instaló la marca de la coalición por sobre la del partido de gobierno. El PRO había quedado con un sesgo porteño y de grandes centros urbanos, y más nivel medio alto. Cambiemos fue apropiado más popularmente, y es el signo de que trasciende a las partes que lo conforman.
  6. No era el bolsillo?: como ya lo hemos analizado muchas veces en esta columna, existe un error conceptual al indicar que la gente vota según como le vaya al bolsillo. La gente vota según cómo le vaya a su contexto y la expectativa que tenga sobre el futuro, no tanto por su situación individual. Desde ese punto de vista, la mirada de la mayoría no era positiva, lo cual indica que el factor económico tuvo una incidencia relativa.
  7. Ganó Cambiemos? Lo que corresponde decir es que fue la opción política más votada. Si se confirma el escrutinio del domingo, hay 2 bloques predominantes: el oficialismo que obtendría el 36 % y el kirchnersimo + PJ con otro 36 %. A partir de eso viene una largo debate sobre son 2 cosas distintas o son lo mismo con distinto nombre. Lo que se debe observar es el perfil del votante, más que las adscripciones políticas (muy relativas en algunos casos) de los dirigentes. Por estas horas se lo indica a Insfrán como K, lo cual suena a superficial. Más lógicamente se debería hablar de “los peronismos”, sin incluir a Massa en esa bolsa por ahora.
  8. Queda mucha tela para cortar sobre las primeras PASO en la era macrista. Todo es muy nuevo y requiere de una observación más cuidadosa que las que se leen en los medios del día siguiente.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

Twitter: @carlosfara
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Consultor político.
Twitter: @carlosfara
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Cristina Kirchner, la más mencionada en las redes sociales
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Gobierno de la Pcia de Buenos Aires
Colegio de Escribanos
Fibercorp
E N L A C E S