23.11.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
El síndrome Robespierre en la izquierda chilena
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
18 de agosto de 2017
Patricio Navia
(El Líbero) Ahora que el Frente Amplio demostró que hace política como todos los otros partidos siempre lo han hecho, es tiempo de abandonar el intento por convertirse en los paladines de la moral. De lo contrario, la contradicción entre lo que se predica y lo que se practica terminará por llevar al FA a la propia guillotina con la que ellos ahora quieren decapitar a los partidos tradicionales del país.
 
 

(El Líbero) La reciente polémica levantada por la forma en que el Frente Amplio (FA) optó por bajar la candidatura de Alberto Mayol a la Cámara de Diputados refleja el riesgo que implica que los partidos busquen establecer estándares éticos draconianos. Porque si los políticos fueran santos estarían en el Cielo y no buscando ganar elecciones, los partidos que establecen requisitos morales excesivos arriesgan caer en un espiral como el que llevó a Robespierre a, después de convertirse en el incorruptible de la Revolución Francesa, ser víctima de su propia caza de brujas.

Desde que se presentó como precandidato presidencial en las primarias del FA, el sociólogo Alberto Mayol adquirió un respetable capital político en una coalición que habían formado los diputados independientes Giorgio Jackson y Gabriel Boric. Como principal partido del FA, Revolución Democrática (RD) se sentía dueño tanto de la candidatura de Beatriz Sánchez como de la mayoría de los cupos a candidatos al Parlamento en los distritos con más posibilidades de apoyar a aspirantes de izquierda.

Después de que Mayol fue derrotado por Sánchez en las primarias, el plan diseñado por RD parecía funcionar a la perfección. Pero dando muestras de notable habilidad política, Mayol transformó su último lugar entre cinco candidatos el 2 de julio en una potente crítica a la hegemonía de RD en el FA. Al presionar por competir como candidato a diputado en el mismo distrito de Jackson, Mayol busca consolidarse como una voz influyente en el FA. Si le iba bien, podría desafiar el liderazgo del diputado RD. Y si no le iba tan bien, igual podría ganar un escaño en la Cámara arrastrado por la votación de Jackson. Aunque nadie sabe a ciencia cierta si éste mantendrá el apoyo que tuvo en 2013 —cuando compitió en un distrito protegido por la Nueva Mayoría—, la sensación predominante en el FA es que su diputado estrella será capaz de arrastrar al menos a un compañero de fórmula el 17 de noviembre.

Como la estrategia de Mayol obstaculizaba el plan de dominación hegemónica, RD buscó evitar esa candidatura. Para lograrlo, RD recurrió a las viejas e inevitables prácticas de la política tradicional. Se acusó a Mayol de una falta a la ética de la nueva política que presumiblemente deben tener los candidatos del FA, coalición que busca simbolizar dicha nueva política. Pero el solo hecho de querer descalificar a Mayol evidencia que el FA no difiere de otras coaliciones, ni RD es distinto a los partidos tradicionales. Porque desde que hay política los partidos deben disputar espacios de poder, es imposible que la promesa de ser diferente pueda ser materializada por las nuevas agrupaciones. A su vez, aunque los partidos políticos se construyan a partir de proyectos colectivos, la lógica de representación democrática obliga a que haya líderes más importantes que otros. Luego, si bien colectivamente un partido puede trabajar unido para ganar más poder, hay premios indivisibles asociados a ese espacio de poder. Por eso, lo que hizo Mayol, al desafiar a Jackson, gatilló una reacción de RD para defender el liderazgo del diputado en la coalición.

Después de todo, como la propia Beatriz Sánchez lo ha reconocido, su candidatura nació como un proyecto impulsado por los diputados Jackson y Boric. Aunque es improbable que Sánchez, después de las elecciones de noviembre, busque prolongar su liderazgo en el FA, la actitud de Mayol ahora demuestra que cuando las personas logran disfrutar el sabor del poder, a menudo quieren más.

La tensión entre la inevitable ambición de poder personal que nace entre aquellos que participan de la política —aunque su razón última sea querer adquirir más poder para llevar al país en la dirección que ellos creen más apropiada—, y el deseo de impulsar una nueva forma de hacer política, hace que los intentos por imponer criterios de ética draconianos terminen produciendo resultados que confirman que, en política, no se puede aspirar a la santidad. Precisamente porque la política supone negociaciones y compromisos con personas que piensan distinto y tienen otros valores, las personas que entran a la arena política deben entender que la flexibilidad ideológica no es sólo imposible de remplazar, sino que es un atributo necesario para ser exitoso y efectivo. Porque la política requiere de una cocina donde se negocien acuerdos impuros e incluso fétidos, el intento por convertirse en los incorruptibles que sólo defienden principios y nunca negocian está destinado al fracaso.

Ahora que el FA demostró que hace política como todos los otros partidos siempre lo han hecho, es tiempo de abandonar el intento por convertirse en los paladines de la moral. De lo contrario, la contradicción entre lo que se predica y lo que se practica terminará por llevar al FA a la propia guillotina con la que ellos ahora quieren decapitar a los partidos tradicionales del país.

Fuente: El Líbero (Santiago, Chile)

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
El nuevo pacto fiscal
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Colegio de Escribanos
QUILMES
FORD
Fibercorp
E N L A C E S