11.12.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
Carlos Iafigliola: el tercero en discordia en el Partido Nacional
Por Adolfo Garcé
29 de noviembre de 2017
Adolfo Garcé
(El Observador) Así como seguimos sin saber cuál será la estrategia de José Mujica en relación a las precandidaturas presidenciales en el FA, seguimos sin tener pistas firmes respecto a cómo manejará Luis Lacalle Pou su vínculo con los demás partidos opositores durante 2018 y 2019. Iafigliola es, por ahora, el tercero en discordia en el PN. Falta saber qué pasará con la senadora Verónica Alonso cuya postulación hace unos meses parecía inminente.
 
 

(El Observador) Desde hace aproximadamente diez años, al menos desde que el Presidente Tabaré Vázquez vetó los artículos referidos a la interrupción voluntaria del embarazo de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva aprobada por el Parlamento, la sociedad uruguaya se ha visto profundamente conmovida por transformaciones de relieve histórico en el plano de los derechos y las prácticas.

Las mujeres, históricamente subordinadas, ganaron mucha presencia e influencia. Temas largamente escondidos como la violencia doméstica y su consecuencia más salvaje, el femicidio, salieron a la luz y pasaron a ocupar un lugar central en la agenda pública. Como en otras partes del mundo, en el contexto de un giro civilizatorio cuya dimensión seguramente será mejor apreciada con el paso del tiempo, fueron reconocidos los derechos, largamente postergados, de las personas del mismo sexo a quererse y formar pareja.

Cambios de este porte no pueden sino generar polémica y dividir a la sociedad. Lo peor que puede pasar en una democracia (entendida como el gobierno de la mayoría que no avasalla a las minorías) es que quienes no están de acuerdo con la tendencia en ascenso en el plano moral, no tengan voz y queden sepultados debajo de la avalancha de los nuevos valores. Mirado desde este punto de vista es altamente conveniente la irrupción de la precandidatura a la presidencia por el Partido Nacional del diputado Carlos Iafigliola.

El eje central de su discurso es, precisamente, la crítica frontal a la "nueva agenda de derechos". Sus principales definiciones han sido calificadas de conservadoras y hasta de retrógradas. No seré yo, por supuesto, quien las juzgue. Lo que realmente importa, en términos del análisis político, es que las posiciones asumidas por el candidato emergente expresan a una parte muy importante de la población.

No es casualidad, tampoco, que esta candidatura tan especial, con este discurso tan severo, asome en el Partido Nacional. A lo largo de la historia, pero muy especialmente en tiempos de otra "revolución cultural" muy importante, la liderada por el batllismo hace un siglo, el PN supo encarnar el punto de vista de quienes rechazaban las innovaciones radicales que se venían llevando adelante. Aunque no es un partido católico, una parte muy significativa de sus bases sociales sí lo son.

Así como la democracia se fortalece cuando cada grupo social encuentra quien exprese sus preferencias, los partidos se preservan cada vez que aparecen liderazgos capaces de encarnar sus principales tradiciones. Si mi interpretación es correcta, no deben ser pocos los militantes y electores nacionalistas que se sienten identificados con la crítica, tan tajante, de Iafigliola a la "revolución de los derechos" que ha encabezado, contra viento y marea, el Frente Amplio desde el gobierno.

Nada de esto quiere decir que el liderazgo de Luis Lacalle Pou esté amenazado. La posición predominante del ex candidato a la presidencia por el PN es evidente y, para mi gusto, está a muy buen recaudo. Los sondeos de opinión pública muestran claramente que sigue siendo el líder preferido por los nacionalistas y uno de los presidenciables favoritos de la opinión pública en general.

El líder de "Todos" ha encabezado desde el 2015 la oposición al gobierno (criticando y proponiendo) sin someterse a un desgaste excesivo, preservando imagen y energías para el momento decisivo. Jorge Larrañaga, mientras tanto, ha tenido serias dificultades para mantener las lealtades dentro de su fracción y para encontrar su espacio en el escenario político. Las heridas del 2014 tardaron mucho en sanar.

De todos modos, hay un aspecto concreto del discurso de Iafigliola que puede generar problemas para el presidenciable favorito, en la medida en que roza una dimensión personal delicada. Me refiero a su crítica los candidatos a la presidencia que provienen de la elite del Uruguay. En este sentido, su enfoque tiene puntos de contacto con cuestionamientos esbozados por algunos de los intendentes que se han apartado de Alianza Nacional como Sergio Botana. Ambos, Iafigliola y Botana, hacen gala de poder "andar entre la gente".

El primero desde su extensa milicia social en organizaciones católicas. El segundo desde su función como Intendente. Lacalle Pou ha demostrado largamente poder construir empatía. Pero tiene, inexorablemente, una historia de vida muy distinta y, notoriamente, un estilo de comunicación muy diferente a sus críticos en la interna.

Además, la irrupción de Iafigliola vuelve a poner sobre la mesa el dilema más importante para la oposición, en general, y para Lacalle Pou, su principal referente público, en particular. A dos años de la elección nacional sigue aumentando la dispersión dentro de cada partido opositor y, por ende, sigue alejándose la perspectiva de la coordinación entre los distintos actores que aspiran a desplazar al FA del poder.

En el preciso instante en el que el FA, a partir de la renuncia de Raúl Sendic, supera dos años y medio de crisis y pone proa a retener el gobierno, tiende a aumentar la intensidad de la competencia política en los viejos partidos fundacionales.

Así como seguimos sin saber cuál será la estrategia de José Mujica en relación a las precandidaturas presidenciales en el FA, seguimos sin tener pistas firmes respecto a cómo manejará Luis Lacalle Pou su vínculo con los demás partidos opositores durante 2018 y 2019.

Iafigliola es, por ahora, el tercero en discordia en el PN. Falta saber qué pasará con la senadora Verónica Alonso cuya postulación hace unos meses parecía inminente.

Fuente: El Observador (Montevideo, Uruguay)

Acerca del autor
Adolfo Garcé
Adolfo Garcé
Doctor en Ciencia Política - Investigador del Departamento de Ciencia Política (Facultad de Ciencias Sociales - Universidad de la República). Autor del libro “Donde hubo fuego: El proceso de adaptación del MLN-Tupamaros a la legalidad y a la competencia electoral (1985-2004)”. Co-autor del libro “La Era Progresista. El gobierno de izquierda en Uruguay: de las ideas a las políticas”. Líneas de investigación: Ideas, discursos y política; tecnocracia y democracia; Ideologías y adaptación partidaria.
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Por qué Cristina Kirchner no irá presa
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Colegio de Escribanos
QUILMES
FORD
Fibercorp
E N L A C E S