27.5.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcasts | Publicidad | Videos
  Artículos
Los archienemigos colombianos
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
30 de mayo de 2014
Patricio Navia
(Buenos Aires Herald) Independientemente de quién gane, el voto del 15 de junio traerá un final muy necesario a la confrontación muy personal que ha dominado la política colombiana de los últimos años. Santos tratará de conseguir apoyo entre los votantes anti-Uribe. Zuluaga llegará a los votantes conservadores. Después de todo, el Partido Conservador solía pertenecer a la coalición de Uribe.
 
 

(Buenos Aires Herald) La elección presidencial de segunda vuelta en Colombia entre dos adversarios políticos poco probables no va a redefinir el camino político para el país en los próximos cuatro años, pero va a resolver la disputa entre el ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010) y el actual presidente Juan Manuel Santos (2010-2014). Independientemente de quién gane, el voto del 15 de junio traerá un final muy necesario a la confrontación muy personal que ha dominado la política colombiana de los últimos años.

En 2010, después de ocho años en el poder, el polémico presidente Álvaro Uribe se vio obligado a renunciar a presentarse a elecciones por tercera vez luego de que fracasaran los esfuerzos de sus aliados para cambiar la Constitución. De mala gana, Uribe dio su apoyo a su ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. Santos ganó con facilidad en la segunda vuelta. Aunque los dos hombres nunca estuvieron cerca, Santos se comportó como un miembro leal del partido de Uribe y pagado sus deudas por conseguir la nominación presidencial de su partido. Debido a que Uribe habría preferido postularse para un nuevo mandato, el nombramiento de Santos genera inevitablemente tensiones entre los dos hombres.

A pesar de que comparten valores favorables al mercado y los puntos de vista políticos de la centro-derecha, Santos y Uribe tienen diferentes orígenes y trayectorias. Mientras que Santos pertenece a una familia tradicional, liberal y oligárquica de Bogotá, Uribe viene de una familia de clase media alta que llegó a Medellín. Santos es un intelectual mundano, mientras que Uribe es un político intuitivo. Santos es un constructor de consenso, mientras que Uribe empuja hacia adelante de manera inflexible.

Uribe fue un presidente muy popular, ya que condujo a su país a través de un período de crecimiento económico y de la acción militar eficaz contra la guerrilla de las FARC. Sin embargo, si Uribe fue el mejor para ganar la guerra contra las FARC, Santos es probablemente más adecuado para lograr la paz.

Elegido presidente mayormente por la popularidad de Uribe, Santos trató de establecerse él mismo una vez en el poder. Alegando que estaba construyendo  - en lugar de reformular - las políticas de seguridad democrática de Uribe, Santos convocó a conversaciones de paz con las guerrillas. El polvillo radiactivo con Uribe fue instantáneo. Desde entonces, la política colombiana ha girado en torno a los enfrentamientos entre los dos hombres. Uribe parece obsesionado con forzar a Santos a salir del poder. El actual presidente parece estar más preocupado por responder a las críticas del ex presidente que por gobernar. El resto de Colombia observa cómo los dos hombres compiten por quién conducirá al país por el mismo camino.

En la primera vuelta, el candidato presidencial escogido por Uribe, Oscar Iván Zuluaga terminó en primer lugar con el 29,3 por ciento de los votos, por delante del presidente Santos (25,7 por ciento) y otros tres candidatos.

Aunque las encuestas anticipan una elección muy reñida, el primer lugar de Zuluaga fue algo inesperado. Un mínimo del 40 por ciento resultó a su vez - un mínimo histórico desde 1994 – que podría haber ayudado a Zuluaga, como partidarios de Uribe que tienen vistas más fuertes que los colombianos moderados que eran más propensos a votar por Santos.

El domingo por la noche, Santos  fue rápidamente a la televisión para construir puentes entre su campaña y Marta Lucía Ramírez del Partido Conservador (15,5 por ciento), que hizo campaña contra la corrupción y cuyos votos podrían ir para Zuluaga.

Santos también tuvo palabras amables para la candidata izquierdista del Polo Democrático Alternativo Clara López (15,3 por ciento) cuyos partidarios desprecian a Uribe más de lo que les disgusta  Santos. Finalmente, Santos se acercó a la candidata del Partido Verde Enrique Peñalosa (8,3 por ciento), cuyos votos podrían llegar a ser decisivos.

Zuluaga y Uribe también tratarán de atraer a algunos de los 29 millones (60 por ciento) de los electores que no se presentaron a votar. Si la rotación externa aumenta marginalmente en las zonas urbanas, Santos debería irse adelante y asegurarse un segundo mandato el 15 de junio.

Sin embargo, si la rotación externa disminuye aún más, entonces Zuluaga tiene buenas posibilidades de derrotar a Santos y convertirse en el próximo presidente de Colombia. Si Santos llegara a perder la segunda vuelta sería el primer presidente en la historia reciente de América Latina en ser derrotado en un intento de reelección.

Como la corta campaña presidencial se pone en marcha, Santos tratará de conseguir apoyo entre los votantes anti-Uribe. Al afirmar que la elección es entre los que quieren poner fin a la guerra y los que quieren una guerra sin fin, Santos ha optado por competir contra Uribe. Su baja puntuación en la primera ronda ha dejado claro que si él gana, sólo será el menos entre dos males para muchos votantes. Después de cuatro años en el poder, Santos no podrá  ganar la reelección solamente por su historial.

Zuluaga llegará a los votantes conservadores. Después de todo, el Partido Conservador solía pertenecer a la coalición de Uribe. El ex ministro de Hacienda de Uribe da la bienvenida a la jugada de Santos de convertir las elecciones en un referéndum sobre el ex presidente.

Zuluaga es un activista aburrido y carece de atractivo personal y liderazgo. Si la elección se convierte en un referéndum, Zuluaga tendrá su aliado para movilizar a sus partidarios y detractores para disuadir de votar.

La mayoría de los analistas prevén que Santos va a prevalecer en el final, pero el hecho de que Zuluaga llegó a la cabeza en la primera ronda de la votación le ha dado impulso. Sin embargo, para que Zuluaga gane, los partidarios de Uribe tendrán que llegar con un número mayor que los que quieren rechazar el intento del ex presidente para recuperar el control del palacio presidencial de Nariño.

Patricio Navia es consejero académico de CADAL. Sígalo en Twitter @patricionavia

Este artículo fue publicado originalmente en inglés el 27 de mayo de 2014 en el diario Buenos Aires Herald.

Traducción de Wanda A. Di Rosa y Hernán Alberro.

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
La Brasil-dependencia vuelve a complicarnos
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Municipalidad de Vicente López
Fibercorp
Banco Ciudad
Coca Cola
Fibercorp
E N L A C E S