27.7.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcasts | Publicidad | Videos
  Artículos
Después del Mundial
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
26 de junio de 2014
Patricio Navia
(Buenos Aires Herald) La famosa frase romana «pan y circo» describe acertadamente el enfoque adoptado por muchos gobiernos sobre la Copa del mundo. Teniendo en cuenta cómo jugaron sus equipos, los países sudamericanos han tenido mucho circo. Los gobiernos deben estar lógicamente complacidos. Sin embargo, a pesar de la atención hacia el torneo, otros temas sociales no han desaparecido.
 
 

(Buenos Aires Herald) Cada cuatro años, el mundo se toma una pausa mientras 32 países compiten para convertirse en el campeón del mundo del deporte más popular del planeta. Aunque parece que lo único que importa es el fútbol, la Copa del mundo, solo temporalmente desvía la atención de temas sociales, económicos y políticos urgentes. Cuando el 13 de julio finalice, la realidad volverá a pegar y terminará el descanso de un mes que el pueblo le dio a sus gobiernos nacionales.

América del sur probablemente es la región del mundo más obsesionada con el fútbol. El Mundial que tiene lugar en Brasil ha capturado la atención de los seis países sudamericanos que compiten — Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador y Uruguay. La desaceleración de la economía en la mayoría de las regiones, las tensiones políticas y sociales en curso y las necesidades sociales insatisfechas han sido relegadas a un segundo lugar desde que comenzó la Copa el 12 de junio.

Ahora que ya se han jugado más de la mitad de los partidos y varios equipos están siendo enviados a casa, la Copa del mundo se volverá más intensa para los pocos países que siguen en juego. Para el resto del mundo, volverá la normalidad.

Con la única excepción de Colombia, en donde se llevó a cabo una segunda vuelta para la elección presidencial un par de días después del primer partido jugado por su equipo nacional, la política parece haberse detenido en la mayor parte de América Latina. Los medios de comunicación le han dado prioridad a la cobertura de la Copa del mundo. Problemas y desarrollos en curso en Ucrania, Siria e Irak han sido relegados a unos pocos segundos en la mayoría de los programas televisivos de noticias.

Temas económicos y financieros nacionales ni siquiera han recibido mucha atención debido al torneo. Los gobiernos están tomando ventaja de la atención de la gente que reside en otra parte para hacer anuncios o adoptar reformas impopulares. En circunstancias normales, se toman decisiones impopulares cuando otras noticias parcialmente pueden distraer la atención. Mientras que la Copa del mundo se está ejecutando, la atención está en otro lugar durante un período mucho más largo de tiempo.

Los equipos sudamericanos han tenido un buen desempeño en la Copa del mundo. Aunque sin duda, las cosas se pondrán más difíciles a medida que avanza el torneo, los equipos sudamericanos han demostrado su poderío desde Copa del mundo celebrada en la región hace 36 años. Muchas cosas han cambiado en América del sur desde la última copa del mundo que se jugó en Argentina en 1978. Hoy en día, todos los países que participan en el torneo están gobernados por líderes democráticos. La economía se ha expandido por todos lados durante la mayor parte de la última década. Millones de sudamericanos se han unido a las filas de la clase media. El hecho de que todos los equipos sudamericanos han jugado en estadios llenos por los aficionados de los respectivos países es el resultado de la creciente clase media. Decenas de miles de fans han viajado vía aérea y terrestre desde Colombia, Ecuador, Chile, Uruguay y Argentina a raíz de que sus equipos nacionales están en Brasil.

Si hace 36 años la región era una vergüenza en términos de democracia y reducción de la pobreza, ahora está disfrutando de un período de prosperidad democrática. Sin embargo, hay otras cosas que no han cambiado lo suficiente. La corrupción sigue siendo rampante en muchos países — incluyendo la nación anfitriona, Brasil. El gasto social en educación, salud e infraestructura es insuficiente.

En Brasil, las protestas sociales antes y durante la Copa del mundo han recordado al resto del mundo que el gobierno no ha podido satisfacer las expectativas de una población que quiere disfrutar del fútbol sin sacrificar la provisión de servicios básicos.

Las protestas contra el gobierno brasileño que demandan mejores servicios sociales estatales también fueron relegadas a un segundo lugar después de que comenzara el torneo. Aunque la Presidenta Dilma Rousseff aceptó, en medio de la Copa del mundo, la nominación de su partido a la reelección para la contienda presidencial que se celebrará en octubre, la mayoría de los brasileños prestarán poca atención al rumbo electoral hasta después del partido final.

La famosa frase romana "pan y circo" describe acertadamente el enfoque adoptado por muchos gobiernos sobre la Copa del mundo. Teniendo en cuenta cómo jugaron sus equipos, los países sudamericanos han tenido mucho circo. Los gobiernos deben estar lógicamente complacidos.

Sin embargo, a pesar de la atención hacia el torneo, otros temas sociales no han desaparecido. Además, volverán con fuerza renovada después del fin del evento deportivo más importante del mundo. Cuando terminen los circos, los gobiernos estarán presionados a proveer pan.

Las preocupaciones sobre la desaceleración económica, pocos empleos, aumento de los precios y el gasto social insuficiente una vez más dominarán la agenda y ejercerán presión sobre los gobiernos. Aunque los gobiernos todavía están disfrutando de las vacaciones, pronto los presidentes y sus gabinetes se enfrentarán a las realidades más duras.

Sin duda, algunos estarán deseando que la Copa del mundo y los circos, duren un poco más.

Patricio Navia es consejero académico de CADAL. Sígalo en Twitter @patricionavia

Este artículo fue publicado originalmente en inglés el 24 de junio de 2014 en el diario Buenos Aires Herald.

Traducción de Wanda A. Di Rosa y Hernán Alberro.

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Cristina o la lógica del miedo
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Fibercorp
http://www.aa2000.com.ar/
Colegio de Escribanos
E N L A C E S