26.4.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcasts | Publicidad | Videos
  Artículos
Bolivia y Chile: términos poco amistosos
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
24 de julio de 2014
Patricio Navia
(Buenos Aires Herald) Las complejidades de las relaciones diplomáticas, y el hecho de que Chile utiliza los tratados vigentes para afirmar que no existen problemas fronterizos pendientes, han puesto la presión sobre el gobierno de Morales para señalar que su gestión está dispuesta a llegar a un acuerdo.
 
 

(Buenos Aires Herald) Después de que Bolivia decidió llevar a La Haya su demanda de acceso soberano al Océano Pacífico, el desafío a Chile en la jurisdicción de la Corte Internacional llevó al mínimo las relaciones bilaterales. Las estrategias de ambos gobiernos retrasarán aún más la única solución viable a largo plazo a este problema de 135 años de antigüedad. A menos que Bolivia y Chile se sienten a la mesa de negociación para llegar a un compromiso mutuamente beneficioso, la frontera boliviana-chilena seguirá siendo subdesarrollada en las próximas décadas.

Después de que Chile derrotó a Perú y a Bolivia en la Guerra del Pacífico de 1879, Bolivia perdió todo acceso soberano al océano. A los ojos de los bolivianos, la mediterraneidad explica el subdesarrollo del país. Aunque la nación abandonó sus antiguos territorios en los tratados firmados en 1884 y 1904, los bolivianos nunca han renunciado a la idea de recuperar el acceso al mar.

Los sucesivos gobiernos chilenos han mantenido que su país ha cumplido con sus obligaciones del tratado. Aunque Santiago ha manifestado reiteradamente su disposición para hablar sobre las iniciativas de integración, el gobierno chileno más reciente se ha resistido a reabrir las discusiones sobre el acceso soberano al mar para Bolivia. Las relaciones entre ambos países nunca han sido fuertes. A nivel diplomático, Chile y Bolivia sólo han tenido relaciones consulares desde 1978. Aunque los gobiernos de Chile han ofrecido intercambiar embajadores, Bolivia se ha negado, alegando que Chile niega la existencia de los problemas fronterizos pendientes.

Con los años, Bolivia ha intentado diferentes estrategias para obligar a Chile a sentarse a la mesa de negociaciones. Sus esfuerzos para involucrar a otras naciones de América Latina han fracasado ya que pocos países están a favor de revisar los tratados existentes y legalmente sancionados. En 2003, el presidente venezolano Hugo Chávez emitió una fuerte señal de apoyo a Bolivia cuando declaró su sueño de “tomar un baño en una playa boliviana”. La presión diplomática por parte de Chile impidió la campaña para ganar terreno internacional.  En el 2005, cuando el izquierdista líder y aliado de Chávez, Evo Morales fue elegido presidente de Bolivia, Chávez intentó de nuevo apoyar el reclamo de Bolivia, pero pocos países se unieron al esfuerzo.

El presidente Morales, cuya carrera política recibió un gran impulso cuando hizo campaña en 2002 contra la venta de gas a Chile, es el presidente con más tiempo en funciones en la historia de Bolivia. Además de ser el primer presidente indígena del país, Morales también quiere ser el presidente que recupere el acceso del país al océano. Después de asumir el poder en 2006, Morales trató de entablar negociaciones con la entonces recién electa presidente de Chile, Michelle Bachelet. La resistencia de Chile para abrir el debate y el uso de la retórica anti-chilena nacionalista de Morales cada vez que cayó la aprobación a su gobierno, conspiró para bloquear un progreso más significativo.

Morales también tuvo un período de relaciones de amistad de corta duración con el sucesor de Bachelet, Sebastián Piñera. Había buenas razones para tener esperanzas de que un presidente chileno de derecha, como Piñera, pudiera negociar una solución permanente. Después de todo, en 1978, el dictador chileno Augusto Pinochet hizo una oferta al dictador boliviano Hugo Bánzer para otorgar acceso al mar a través de una franja de tierra en la frontera norte de Chile con Perú. Con el acuerdo y el rechazo de las compensaciones territoriales de Bolivia, la oposición de Perú hizo descarrilar las negociaciones. Dado que los tratados existentes requieren el acuerdo de Perú con concesiones de tierras por parte de Chile de los territorios que antes eran peruanos, el movimiento audaz de Pinochet fracasó. Dado que los presidentes de derecha son normalmente más nacionalistas, Piñera estaba en una posición única para forjar un acuerdo con Bolivia. Como Bolivia tiene grandes reservas de gas natural y Chile tiene poca reserva de energía, también había espacio para un acuerdo de gas a cambio de acceso al mar.

Las complejidades de las relaciones diplomáticas, y el hecho de que Chile utiliza los tratados vigentes para afirmar que no existen problemas fronterizos pendientes, han puesto la presión sobre el gobierno de Morales para señalar que su gestión está dispuesta a llegar a un acuerdo. Después de todo, Bolivia necesita ayudar al gobierno chileno para convencer a su opinión pública de que una solución negociada para Bolivia también será beneficiosa para Chile. Como Evo Morales por lo general utiliza la tarjeta de anti-chileno nacionalista cada vez que se enfrenta a problemas locales, los gobiernos chilenos se han resistido a dar el primer paso que generara un acuerdo que le dé a Bolivia el acceso (probablemente no soberano)  al Océano Pacífico a cambio de territorio, gas, agua y de negocios y oportunidades de inversión para las empresas chilenas en Bolivia.

Tal acuerdo terminaría siendo mutuamente beneficioso para ambos países y convertiría la frontera Bolivia-Chile-Perú en un área de actividad económica pujante. Además de ser un acuerdo merecedor del Premio Nobel de la Paz, cualquier acuerdo que otorgue a Bolivia el acceso al mar y también ayude a Chile a resolver su escasez de energía dejaría totalmente atrás las heridas abiertas que simbólicamente han conspirado para que la región tripartita andina salga del subdesarrollo.

Por desgracia, el caso reciente presentado por Bolivia en La Haya y la decisión de Chile de  pedir a La Haya la primera regla de su jurisdicción sobre el caso pospuso la posibilidad de que se sienten en la mesa de negociación para llegar a una solución mutuamente beneficiosa a una de las disputas fronterizas más antiguas y más controvertidos en América Latina.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés el 22 de julio de 2014 en el diario Buenos Aires Herald.
 
Traducción de Wanda A. Di Rosa y Hernán Alberro.
 
Bolivia y Chile: términos poco amistosos

Fuente: Buenos Aires Herald (Buenos Aires, Argentina)

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
A seis meses de las elecciones
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Fibercorp
Banco Ciudad
Fibercorp
E N L A C E S