23.3.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Documentos | Entrevistas | Foros Latinos | Informes | Libros | Podcasts | Suscripción gratuita
  Artículos
Voto de simpatía para Marina Silva
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
22 de agosto de 2014
Patricio Navia
(Buenos Aires Herald) Con Marina en la carrera, los encuestadores se han apresurado para evaluar si la nueva alineación va a cambiar las preferencias de los votantes. Como era de esperarse, Marina rápidamente se ha beneficiado de un voto de simpatía. En una encuesta divulgada recientemente, su intención de voto se sitúa en 21 por ciento, más del doble del ocho por ciento que Campos tuvo un par de semanas atrás.
 
 

(Buenos Aires Herald) La inoportuna muerte de Eduardo Campos (1965-2014), el candidato presidencial del partido socialista, ha redefinido las elecciones en Brasil. Siete semanas antes de la primera ronda de votación que se celebrará el 5 de octubre, la designación de la ecologista y ex candidata presidencial Marina Silva para reemplazarlo probablemente hará una segunda vuelta inevitable y podría poner a Marina en la boleta electoral en la segunda vuelta el 26 de octubre. Sin embargo, cuando el nuevo mandato presidencial comience el 1 de enero de 2015, el escenario más probable es que la Presidenta titular Dilma Rousseff asumirá su segundo y último mandato de cuatro años.

El accidente que le costó la vida a Campos y otras seis personas el 13 de agosto convirtió la campaña presidencial en una montaña rusa. Los otros candidatos presidenciales — incluyendo a la  favorita Rousseff del partido de los trabajadores (PT) y Aécio Neves del partido centro-derecha socialdemócrata (PSDB), quien estaba en segundo lugar en la mayoría de las encuestas — inmediatamente pusieron sus campañas en espera. Aunque Campos estaba en tercer lugar y su campaña estaba perdiendo tracción, una probable segunda vuelta había centrado la atención en él. Si Campos hubiera apoyado a Neves en el ballottage, Dilma habría quedado en una posición vulnerable. Como Campos sirvió bajo el presidente Luiz Inácio Lula da Silva como ministro de Ciencia y Tecnología y representaba el ala izquierda del gobernante PT, Campos fue percibido como el más cercano a Dilma. Muchos esperaban que al apoyarla en la segunda vuelta construiría su camino para convertirse en el candidato de una coalición del Partido Socialista con el Partido de los Trabajadores en 2018. Incluso antes de que Campos fuera enterrado, el partido socialista comenzó a discutir el nombre de su reemplazo. La candidata a Vicepresidente Marina Silva fue la favorita abrumadoramente. Marina proviene de un origen muy diferente que la clase alta de los Campos. Nacida en la pobreza, aprendió a leer y escribir como una mujer joven. Se hizo poderosa como activista del medio ambiente en la región amazónica. Elegida al Senado en 1994, Marina adquirió prominencia nacional. Fue nombrada Ministro de Medio Ambiente por Lula en 2003 y permaneció en el cargo hasta 2008. Como miembro de la creciente población evangélica, Marina se postuló para Presidente en 2010, recibiendo un 20 por ciento de los votos, forzando a  una segunda vuelta entre Dilma y José Serra el candidato del PSDB. Aunque Marina se mantuvo neutral en la segunda vuelta, las encuestas indicaron que la mayoría de sus votantes terminaron apoyando a Dilma. En 2014, después de considerar una nueva carrera presidencial, Marina decidió lanzar su apoyo detrás de Campos. Muchos especularon que estaba esperando para el 2018, cuando Dilma llegaría al límite de su mandato y Marina y Campos podrían competir por el aval del PT.

Con Marina en la carrera, los encuestadores se han apresurado para evaluar si la nueva alineación va a cambiar las preferencias de los votantes. Como era de esperarse, Marina rápidamente se ha beneficiado de un voto de simpatía. En una encuesta divulgada recientemente, su intención de voto se sitúa en 21 por ciento, más del doble del ocho por ciento que Campos tuvo un par de semanas atrás. El apoyo para Dilma (36 por ciento) y Neves (20%) no cambió. Muchas personas que previamente estaban indecisas están apoyando a Marina. Más notablemente, en una segunda vuelta contra Dilma, Marina sale adelante (47 a 43 por ciento). Como tiene altos negativos, hay un voto de protesta fuerte contra Dilma. En las últimas encuestas, a medida que la gente conocía las posiciones de otros candidatos, el descontento con Dilma se convertía en votos nulos y en blanco en lugar de un apoyo a sus posibles rivales. Como las posiciones de Marina son mucho menos conocidas, su intención de voto en una posible segunda vuelta puede estar temporalmente inflada por simpatía. Un par de semanas atrás, cuando el escenario más probable era un enfrentamiento entre Dilma y Neves, se esperaba que la campaña fuese más moderada en la segunda ronda. Después de todo, los votantes de centro-izquierda que apoyaban a Campos estarían más cercanos a Dilma en la segunda vuelta.

Sin embargo, si Marina llega a la segunda ronda, después del 5 de octubre la campaña se centrará en los votantes de centro-derecha que desaprueban el desempeño de la presidente actual, pero tal vez les guste la izquierdista Marina aún menos. Porque hay mucha incertidumbre sobre quién va a terminar segundo en la primera ronda de votación, Dilma podría ser capaz de influir en el resultado de las elecciones. Si su campaña enfatiza sus credenciales moderadas, ganará votos de los moderados que podrían estar tentados a apoyar Neves y podrían ayudar a Marina a ganar el segundo lugar.

Si la Presidente se centra en mensajes tradicionales de izquierdistas del PT, Neves obtendrá ganancias entre los votantes moderados. Puesto que el efecto de la simpatía es más difícil de evaluar en el caso de Marina para la segunda vuelta, lo más lógico sería que Dilma haga un giro a la izquierda en su campaña en las últimas semanas. Las encuestas han mostrado consistentemente a una Dilma golpeada por Neves en una segunda vuelta y teniendo en cuenta que Marina tiene ímpetu, la actual presidente preferiría enfrentar a Neves en la segunda ronda. Por lo tanto, en las próximas semanas, la campaña de Dilma probablemente pasará a la izquierda para tratar de sacar votos de Marina.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés el 19 de agosto de 2014 en el diario Buenos Aires Herald.

Traducción de Wanda A. Di Rosa y Hernán Alberro.

Fuente: Buenos Aires Herald (Buenos Aires, Argentina)

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Macri, los gremios y la patria piquetera
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Banco Ciudad
UART
Fibercorp
Fibercorp
Colegio de Escribanos
GCBA
Fibercorp
E N L A C E S