27.7.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcasts | Publicidad | Videos
  Artículos
Marina Silva, una alternativa para la nueva izquierda latinoamericana
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
13 de septiembre de 2014
Patricio Navia
(Buenos Aires Herald) Así como Lula fue tan exitoso tanto en casa como en el extranjero asumiendo el papel del líder izquierdista moderado en la región — y debido a que Dilma no pudo hacer lo mismo — Marina silva probablemente siga los pasos del primer presidente del PT si llega a ser la próxima presidente de Brasil.
 
 

(Buenos Aires Herald) Marina Silva, que parece camino a desafiar a la Presidenta Dilma Rousseff en una segunda ronda electoral, es considerada una izquierdista. Sin embargo, su carrera política previa y sus posiciones respecto a muchas cuestiones que son importantes para la izquierda muestran una realidad más matizada.

Desde que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2002-2010) llevó al partido de los trabajadores (PT) al poder, algunos integrantes de la izquierda en América Latina han mirado al PT en búsqueda de liderazgo regional. Debido a que Brasil es el país más grande de la región y que Lula era un líder carismático que gobernó durante un período de crecimiento económico y reducción de la pobreza a través de programas sociales innovadores, el PT surgió como una alternativa atractiva para la izquierda latinoamericana, al modelo económico y político que fue promovido por el presidente venezolano Hugo Chávez. Para muchos analistas, mientras que Lula representó una izquierda socialdemócrata y favorable al mercado, Chávez abogó por un enfoque nacionalista y populista. Naturalmente, esa lógica llevó a que muchos consideraran la izquierda de Lula como la buena izquierda mientras que la de Chávez era la izquierda mala e ineficaz.

Cuando Dilma Rousseff fue elegida en el 2010, la posición de liderazgo de Lula de la izquierda socialdemócrata quedó vacía. La primera mujer en convertirse Presidente de Brasil no parecía interesada, ni tenía el liderazgo regional, para encabezar la izquierda regional favorable al mercado. En sus cuatro años en el cargo, Dilma no hizo seguimiento a las iniciativas de integración regional de Lula ni intentó reunir a otros líderes izquierdistas latinoamericanos. En 2014, aunque ella es otra vez la candidata del PT, el mayor partido de izquierda en Brasil, Dilma parece estar decidida a ejecutar su campaña a la reelección como una candidata pragmática moderada. Como se enfrenta a dos oponentes populares — cuyos estilos de campaña también le dieron un sabor populista — la estrategia de Dilma fue presentarse como alguien experimentado y responsable.

La prematura muerte de Eduardo Campos abrió el camino a Marina Silva para convertirse en la candidata del partido socialista. Formalmente a la izquierda del PT, el partido socialista solía ser un miembro de la coalición que llevó a Lula al poder en 2002. En 2010, el partido apoyó a Dilma. Marina, candidata presidencial del partido verde, se unió al partido socialista en 2013 y se convirtió en su candidata a Vicepresidente en el año 2014. Como rápidamente aumentó su apoyo y tomó el segundo lugar en las encuestas del candidato de centro-derecha del partido socialdemócrata Aécio Neves, Marina Silva terminó empujando a Dilma Rousseff más a la derecha. Si Dilma y Marina llegan a la segunda vuelta, la candidata del PT se enfrentará contra una candidata más a la izquierda por primera vez desde que se restableció la democracia en Brasil.

Sin embargo, ¿es Marina una izquierdista? Como activista ambiental, abrazó  algunas cuestiones que están a la izquierda, pero no es el estereotipo tradicional de un político de la izquierda. Como evangélica renacida, Marina abandonó algunas creencias liberales que son comunes a los partidos izquierdistas en América Latina. Aunque ella apoya las uniones civiles para parejas homosexuales, cree que el matrimonio debe restringirse a las parejas heterosexuales. Como candidata presidencial en 2010, abrazó algunas posiciones de lucha contra la corrupción que socavarían la estructura del partido tradicional en Brasil y dañarían el patrocinio del que todos los partidos brasileños, incluidos los grupos izquierdistas, se han beneficiado.

Puesto que el PT sigue siendo el partido dominante de izquierda en Brasil, los otros partidos izquierdistas en América Latina que tienen alianzas formales con él, se supone automáticamente que apoyan la reelección de Dilma. Después de todo, Lula sigue estando fuertemente detrás de Dilma, por lo tanto la mayoría de los partidos izquierdistas en América Latina serán cuidadosos para no tomar una posición en contra del muy influyente ex Presidente.

Hasta ahora, Marina no ha tratado de reforzar sus credenciales izquierdistas tratando de llegar a otros líderes izquierdistas en la región. Su rápido ascenso como candidata se ha construido sobre el voto de simpatía después de la muerte de Campos y la creciente insatisfacción con Dilma. Además, precisamente porque Rousseff ha intentado presentarla como una izquierdista radical, Marina se ha centrado en el fortalecimiento de sus credenciales como pragmática que es capaz de construir coaliciones amplias.

Si ella se convierte en la próxima presidente de Brasil, Marina tendrá una oportunidad única para posicionarse como la nueva líder de izquierdas en América Latina. Ya que sus antecedentes políticos se limitan principalmente a su pasado como activista ambiental y Ministro — y su campaña de 2010 estaba llena de gestos simbólicos, pero pocos detalles sobre posiciones políticas — sus puntos de vista sobre muchos temas que están a la izquierda en América Latina siguen siendo desconocidos. Sin embargo, precisamente porque Lula fue tan exitoso tanto en casa como en el extranjero asumiendo el papel del líder izquierdista moderado en la región — y debido a que Dilma no pudo hacer lo mismo — Marina probablemente siga los pasos del primer presidente del PT si llega a ser la próxima presidente de Brasil.

Reflejando lo que hizo Lula cuando primero fue elegido en 2002, Marina Silva tendrá también la posibilidad de adquirir la versión más moderada de la izquierda latinoamericana.

Este artículo fue originalmente publicado en The Buenos Aires Herald, el 10 de septiembre de 2014.

Traducción de Wanda A. Di Rosa y Hernán Alberro.

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Cristina o la lógica del miedo
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Fibercorp
http://www.aa2000.com.ar/
Colegio de Escribanos
E N L A C E S