18.11.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
¿Un futuro sin peronismo ni radicalismo?
Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
5 de julio de 2005
Carlos Fara
 
 

Existen dos lugares comunes que se mencionan habitualmente respecto al sistema de partidos en la Argentina. El primero dice que en nuestro país faltan opciones: “siempre lo mismo, peronistas y radicales”. El segundo comentario dice que en Argentina deberían existir sólo dos grandes partidos, como en los países desarrollados: demócratas y republicanos, laboristas y conservadores, socialdemócratas y socialcristianos; en definitiva, una centro izquierda y una centro derecha.

Algunos, entre ellos el presidente, creen que esos dos grandes partidos diferenciados por el esquema ideológico clásico de izquierda y derecha, son un indicador de modernidad. En realidad es posible que lo sean; lo que sucede es que estamos históricamente en la post modernidad.

¿Podrá Kirchner crear un nuevo sistema de partidos, juntando en un bloque más progresista a peronistas y radicales, por un lado, y contribuyendo a subir a escena a una alianza de centro derecha?

Los sistemas de partidos son construcciones históricas, basadas en ciertas referencias de la estructura social, cultural, política y económica de un país. No se los borra o modifica de la noche a la mañana. Son persistentes en el tiempo y se van diluyendo o consolidando solo en el largo plazo. De modo que una alquimia electoral solo puede conseguir un reagrupamiento momentáneo, pero no permanente.

En la democracia de la opinión pública, los partidos obviamente tienen que buscar referencias en ciertos segmentos, y deben adaptarse tarde o temprano a las divisiones que el electorado genere naturalmente: no se le puede imponer a la sociedad una oferta electoral fija y pensar que la va a respetar solo porque algún iluminado piense que es buena.

El sistema de partidos es eficiente en la medida que se vuelva representativo de estas divisiones sociales objetivas o simbólicas. ¿Qué pasa si la sociedad prefiere constituirse en función de tres, cuatro o cinco grandes espacios políticos? ¿Es por eso menos “moderna”? Lo peor que puede pasar al sistema político es el que sistema de representación esté falseado, ya que en algún momento habrá una crisis.

En los últimos quince años casi ningún país desarrollado vio simplificar su sistema de partidos, sino que por el contrario se fragmentó y complejizó.

La Argentina seguirá viendo por largo tiempo peronismo y radicalismo, pero cada vez más disputando con terceras y cuartas fuerzas nucleadas en torno a personalidades. El futuro es más complejo, no más simple.

 

Twitter: @carlosfara
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Consultor político.
Twitter: @carlosfara
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
El nuevo pacto fiscal
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Colegio de Escribanos
QUILMES
FORD
Fibercorp
E N L A C E S