26.9.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
El gobierno de la minoría discute documentos en plena recesión del país
Por Marlene Azor Hernández
26 de mayo de 2017
Marlene Azor Hernández
(Cubaencuentro) La crisis general del país se manifiesta en el retroceso de todos los indicadores económicos y sociales y, por otra parte, demuestra la crisis política por el aumento considerable de la represión a la discrepancia y por la falta de voluntad política para escuchar las demandas ciudadanas de partidarios y opositores. Sin señales de cambio, el Gobierno de Raúl Castro y el próximo no anunciado gobierno, apuestan a la represión para mantenerse en el poder y a la ineficacia social, económica y política para gobernar el país.
 
 

(Cubaencuentro) Granma publicó el viernes 19 de mayo de este año, la aprobación en el Comité Central del Partido Comunista de Cuba de los tres documentos rectores de la política en Cuba: la Conceptualización del modelo económico y social, los Lineamientos hasta el 2020 y el Plan de desarrollo económico y social hasta 2030.

Según la información de Granma, han participado en su discusión un millón seiscientas mil personas que significan el 14 % de la población de 11 millones 393 mil ciudadanos, reportados en 2016.

¿Por qué esta minoría, mal decide los destinos del país?

He analizado en otros artículos la inoperancia de la Conceptualización del modelo económico y social que perpetúa los tres desastres del “socialismo real” europeo soviético, a saber, la planificación centralizada, el monopolio del control de la economía estatal y el partido único incontestable. La “nomenclatura” cubana insiste en el “inmovilismo” y carece de iniciativa para evitar el derrumbe, luego de 27 años en crisis.

Los Lineamientos renovados en 2016, se incumplieron en un 79 % en el primer quinquenio 2011-2016.

El Gobierno cubano se sostiene a golpe de represión y de cargar a la población con un shock económico y social sostenido “de baja intensidad” desde 1990: disminución de los indicadores sociales y económicos de manera abrupta por el fin de los subsidios soviéticos, el mantenimiento de la precariedad económica-social que no logra recuperar los indicadores modestos de los años 80, disminuir la información pública con un “apagón estadístico”[1] sobre los datos de desigualdad y pobreza y asimismo, aumentar la represión política al descontento popular por la crisis contra todos los sectores sociales: Maestros, profesores, estudiantes universitarios, campesinos, juristas, economistas, dramaturgos, cineastas, y al movimiento obrero independiente y cuentapropistas.

Más sorprendente aún es que el Parlamento cubano será informado, pero no podrá pronunciarse sobre el Plan de Desarrollo económico y social hasta 2030. No sólo varios economistas cubanos han señalado la imposibilidad de llegar a esa meta con la condición indispensable de un crecimiento de la economía anual entre un 5 % y 7 % del PIB que no se ha logrado en ningún año de la reforma, sino que por sentido común, cualquiera puede llegar a las mismas conclusiones. Es decir, el Gobierno está aprobando documentos que ya han sido analizados como insustanciales para salir de la crisis.

Este manejo minoritario de los documentos que rigen la política del país es lo que ha conducido al desastre económico, al retroceso de la seguridad social, los salarios paupérrimos y la violación de los derechos laborales en el país, por sólo mencionar los más escandalosos, aunque no los únicos que han sufrido un fuerte retroceso desde el año 1990.

La crisis general del país se manifiesta en el retroceso de todos los indicadores económicos y sociales y, por otra parte, demuestra la crisis política por el aumento considerable de la represión a la discrepancia y por la falta de voluntad política para escuchar las demandas ciudadanas de partidarios y opositores. Sin señales de cambio, el Gobierno de Raúl Castro y el próximo no anunciado gobierno, apuestan a la represión para mantenerse en el poder y a la ineficacia social, económica y política para gobernar el país.

En un momento de crisis estructural, el Comité Central del PCC no se manifiesta sobre la recesión económica del país y sobre la estrategia para resolver los problemas inmediatos de la falta de petróleo y sus incidencias en la profundización de la crisis económica y social. La ausencia de información a la población y sobre todo la falta de estrategia política inmediata han sido señaladas incluso por sus partidarios[2].

Por eso, parecería una nueva burla a la población, discutir documentos programáticos de supuesto mediano y largo aliento cuando el presente, sin información o con el sombrío panorama dado por el Ministro de la Economía en días recientes, desmiente las posibilidades de su propia realización.


[1] Pedro Monreal, “¿Estamos teniendo en Cuba una conversación equivocada sobre la desigualdad?”, enCubaposible.com, 8 de febrero de 2017.

[2] Esteban Morales, “Un duo complejo: Prensa y gobierno”, en Cartasdesdecuba.com, 12 de mayo de 2017.

Fuente: Cubaencuentro

Acerca del autor
Marlene Azor Hernández
Marlene Azor Hernández
Socióloga de formación, imparte cursos de capacitación en las empresas o cursos regulares de maestría y diplomado en varias universidades, todos relacionados con el Desarrollo Humano en las empresas.
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Cristina Kirchner, la más mencionada en las redes sociales
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Gobierno de la Pcia de Buenos Aires
Colegio de Escribanos
Fibercorp
E N L A C E S