20.7.2018
 
Artículos / Opinión
Carlos Fara
Año nuevo, agenda nueva
Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
26 de enero de 2017
(7 Miradas) Cambiemos no necesita que todo ande fenómeno para ganar la elección de este año. Sí necesita 1) mantener las expectativas de que siguen siendo el cambio, aunque no lo materialicen en la medida de lo esperado, 2) alentar el miedo de que el único gobierno que perdió la primera legislativa se tuvo que ir (la Alianza), y 3) mostrar que si pierde puede volver el infierno tan temido (CFK).
 

(7 Miradas) El quid de gobernar en la actualidad tiene que ver, entre otras cosas, con: 1) administrar correctamente las expectativas, y 2) siempre tener una agenda renovada que sintonice con la mayoría social (ser siempre “el cambio”).

El gobierno de Mauricio Macri estuvo muy atado durante todo 2016 a la agenda socioeconómica, por obvias razones, con altos y bajos. Altos como levantar el cepo, lograr el acuerdo con los holdouts, impulsar el blanqueo y reducir las retenciones al campo. En baja como la inflación, la recesión y el ajuste en las tarifas de servicios.

Eso hizo que la nueva administración cambiara su enfoque estratégico por el camino, como fuimos advirtiendo en esta columna durante el año pasado.

Pasó de creer en la bendición en las inversiones a apostar a la clásica reactivación vía consumo interno. Pasó de obsesionarse por bajar el déficit fiscal a comprender que lo importante es ganar la elección legislativa de 2017.

En las últimas semanas el gobierno promovió -entre otros- los siguientes temas:

Las posiciones tomadas en estos issues en general tienden a sintonizar con el público que votó a Cambiemos en 2015: preocupación por la seguridad, por los costos de las empresas, por el campo, por medidas “populistas” como fútbol y feriados.

De esta manera el gobierno está tratando de “des-economizar” la agenda, teniendo en cuenta que la reactivación va a seguir retrasada a los ojos de los votantes.  Además lo muestra activo, ofensivo, apuntando a que se le mantenga el crédito mientras la recesión se va.

Cambiemos no necesita que todo ande fenómeno para ganar la elección de este año. Sí necesita 1) mantener las expectativas de que siguen siendo el cambio, aunque no lo materialicen en la medida de lo esperado, 2) alentar el miedo de que el único gobierno que perdió la primera legislativa se tuvo que ir (la Alianza), y 3) mostrar que si pierde puede volver el infierno tan temido (CFK).

A favor corre que la segunda parte de este año será lo mejor de 2017 en materia económica, justo cuando los argentinos irán a la urnas. Quienes lo conocen hace muchos años dicen que Macri es un hombre de suerte, factor que como decía Maquiavelo debe estar asociado a la figura del Príncipe.

En contra juega el paso del tiempo: cierta sensación para no pocos ciudadanos de que no pasa nada, que gobierna para ricos, que los pronósticos no se cumplen, que no era el cambio esperado, etc.

La gente vota por expectativas y haciendo balance, no por solo por realidades y por la presencia de factores negativos.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

Twitter: @carlosfara
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Carlos Fara es Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991 y lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Especialista en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010, en el Dream Team del año que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha recibido 2 veces el premio EIKON (2009 y 2012). Ha participado en 138 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es miembro de la International Association of Political Consultants (IAPC).
Twitter: @carlosfara
[Ver todos los artículos del autor]