23.6.2018
 Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube
 
Artículos / Opinión
Carlos Fara
Marchas marchitas
Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
8 de marzo de 2017
(7 Miradas) El problema es más complejo que la foto del sindicalismo y sectores K en la calle. La foto que realmente importa es la de la gente. Y ahí es donde el gobierno está teniendo problemas –que se siguen alimentando semana a semana por las sospechas de más «conflictos de intereses»- con el telón de fondo de una economía que a los ojos de la sociedad no arranca (y quizá nunca se sienta mucho en la calle).
 

(7 Miradas) Se desató el clásico de las marchas previas a los paros generales, al cabo del peor mes del gobierno desde que asumió. Una cosa va de la mano con la otra: si el clima de opinión fuera más favorable, el anuncio de “parar el país” tendría mucha menos convocatoria política, sindical, dirigencial y de gente.

Va a cambiar las cosas? No. Entonces? Como siempre: el sindicalismo algo tiene que hacer para canalizar tensiones de abajo y de los mismos cuadros dirigenciales.

Por qué no va a cambiar nada? Porque ningún presidente en su sano juicio daría el brazo a torcer cuando 1) cree que su programa va a dar resultados, 2) por una simple pulseada de poder, y 3) los que le propone los cambios generan un alto rechazo en la opinión pública (aún entre aquellos que aprueban los reclamos sindicales).

So what? (diría Miles Davis): gana el gobierno? Tampoco. El martes a la noche cada uno se fue a dormir con las mismas fichas en la mano que cuando se levantó. “Los sindicatos son de Perón” cumplieron con una liturgia histórica. El gobierno no peronista de turno se defendió con casi los mismos argumentos de Alfonsín (algo aggiornados, claro).

Cómo sigue la película? Cuando las estrategias de los respectivos actores no cambian el escenario, el que tiene más poder conservar la primacía. En este caso el que tiene más poder es el gobierno, política, material y mediáticamente: la política económica no va a cambiar de aquí a las elecciones.

Cuando se cristaliza cierto status quo, el que tiene menos poder debería replantearse la estrategia. Cosa que por ahora tampoco sucederá, ya que el paro general –ya comprometido- muy probablemente se lleve a cabo, salvo que el gobierno encuentre un cebo para frenarlo.

Si el paro se realiza y tiene éxito de convocatoria (lo más probable, dado que se frenaría todo el sistema de transporte), tampoco cambiarán las cosas. El gobierno dirá que fue una actitud equivocada, “que atrasa”, y que la solución a los problemas argentinos es otra (quizá agitando cierto anti peronismo). Resultado: el que tiene más poder sigue conservando la primacía.

Hasta aquí no hay mucha novedad, ya que cada endurecimiento del sindicalismo lo va a fortalecer al gobierno frente a su propio voto duro (“los forajidos le quieren hacer la vida imposible” dirán).

Pero el problema es más complejo que la foto del sindicalismo y sectores K en la calle. La foto que realmente importa es la de la gente. Y ahí es donde el gobierno está teniendo problemas –que se siguen alimentando semana a semana por las sospechas de más “conflictos de intereses”- con el telón de fondo de una economía que a los ojos de la sociedad no arranca (y quizá nunca se sienta mucho en la calle).

Claro que la complicación no termina ahí, porque “el círculo rojo también existe”. La imagen de no futbol, no clases, no consumo repuntando genera en empresarios políticos, periodistas, analistas, etc. la sensación que algo no anda bien con la estrategia política de la administración Macri.

Moraleja: las marchas están marchitas, pero las marchitas juntan muchos votos.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

Twitter: @carlosfara
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Carlos Fara es Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991 y lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Especialista en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010, en el Dream Team del año que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha recibido 2 veces el premio EIKON (2009 y 2012). Ha participado en 138 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es miembro de la International Association of Political Consultants (IAPC).
Twitter: @carlosfara
[Ver todos los artículos del autor]