Artículos / Opinión
Patricio Navia

Rafael Correa: entre la supervivencia y la refundación

Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
27 de noviembre de 2006
 

Fuente: Infolatam
http://www.infolatam.com/analisis.php?id=2212

Si los resultados oficiales confirman lo que indican las encuestas en boca de urna, el economista Rafael Correa será el próximo presidente del Ecuador. Aunque el economista de izquierda que se declara amigo de Hugo Chávez ha prometido refundar el país convocando a una asamblea constituyente, su principal desafío será ser el primer presidente democráticamente electo en Ecuador desde 1996 que logre completar su periodo de 4 años.

Correa, nacido en 1963 y casado con una ciudadana belga, se tituló de economista en su país. Posteriormente obtuvo un master en economía en la Universidad de Lovaina en Bélgica y un doctorado en la misma disciplina en la Universidad de Illinois en Estados Unidos. Ha desarrollado una carrera profesional como profesor de economía y consultor. Pero también fue brevemente ministro de Economía en el primer gabinete de Alfredo Palacio, el vicepresidente que asumió la presidencia en 2005, tras el derrocamiento del democráticamente electo Lucio Gutierrez. Su limitada trayectoria política resultó ser positiva en un país cansado y decepcionado de su clase política.

Después de ir liderando en las encuestas antes de la primera vuelta electoral del 15 de octubre, Correa fue víctima de una campaña orquestada en su contra por su declarada cercanía al líder izquierdista Hugo Chávez y por su determinación de llamar a una asamblea constituyente para redactar una nueva constitución. Correa terminó en el segundo lugar en la contienda de la primera vuelta con un 22,8% de los votos, 3 puntos porcentuales menos que el empresario bananero Álvaro Noboa, un líder populista de derecha que por tercera vez buscaba la presidencia. En la elección del domingo, Noboa aparentemente obtuvo el segundo lugar, aunque sus primeras declaraciones indicaban su intención de apelar los resultados y pedir un recuento de votos.

En la campaña para la segunda vuelta, Correa se distanció de Hugo Chávez y privilegió una postura más moderada. Aunque mantuvo sus críticas al consenso de Washington y al modelo neoliberal que rige la mayoría de las economías de América latina, Correa también adopto posturas más moderadas, reuniéndose incluso con la embajadora de Estados Unidos en Ecuador. Si bien mantuvo su promesa de convocar a una asamblea constituyente, también habló de la necesidad de atraer inversión extranjera y generar crecimiento económico que produzca más empleo y reduzca la extendida pobreza.

Ahora que aparentemente se convertirá en el nuevo presidente, Correa intentará combinar medidas drásticas para alterar el orden institucional de los partidos políticos a la vez que necesitará dar confianza a los inversionistas extranjeros y a los empresarios nacionales cuyas inversiones tanto necesita este empobrecido país. Su discurso crítico del libre mercado (incluido su rechazo a un acuerdo de libre comercio de Estados Unidos) y sus declaraciones sobre ‘el fin de la noche neoliberal en América latina’ ciertamente no ayudarán a construir confianza. Pero las declaraciones de Correa elogiando las políticas de gobierno de Lula da Silva en Brasil y de Michelle Bachelet en Chile también permiten augurar espacios para un discurso crítico del “modelo” combinado con medidas que tiendan a introducir más solidaridad al sistema sin alterar los fundamentos macroeconómicos. De hecho, pese a declararse opositor de la medida, Correa ha insistido en que no revertirá la dolarización de la economía que adoptó Ecuador en 2000.

Pero si bien hay posibilidades de que Correa modere sus políticas económicas respecto a sus promesas de campaña, resulta mucho más difícil anticipar que Correa logrará evitar la confrontación evidente que tendrá lugar entre el presidente y el congreso en caso de que Correa busque convocar a una asamblea constituyente. La Alianza País de Correa no presentó candidatos al parlamento, por lo que el nuevo presidente no tendrá apoyo ninguno en el congreso. Algunas alianzas que ya se anticipan posibles le darán un apoyo marginal minoritario en el Congreso unicameral de 100 miembros.

Desafortunadamente para Correa, la historia reciente de Ecuador ha estado caracterizada por confrontaciones entre el Congreso y el ejecutivo. Los últimos tres presidentes democráticamente electos han sido derribados después de exitosas campañas de obstrucción liderada por la multipartidista oposición. Pareciera ser que lo único que logran acordar los díscolos diputados de esa multiplicidad de partidos que existen en Ecuador es la oposición decidida a las iniciativas del presidente. Nada anticipa que las cosas serán diferentes con Correa.

Por eso, el desafío de Correa es difícil. Contra todos los pronósticos que auguran un gobierno incapaz de lograr acuerdos con un congreso de oposición, el próximo presidente sueña con cosas mucho más grandes y transformadoras. En campaña, Correa anunció que su primera medida sería convocar a una asamblea constituyente para producir una nueva constitución, que sería la octava en ese país desde 1906. El enfrentamiento con el Congreso es evidente. Por eso, los próximos meses verán a Ecuador debatirse entre los intentos de refundación que intentará el Presidente y los pronósticos de inestabilidad del sistema democrático y la debilidad del nuevo gobierno que anticipan los analistas.

Fuente: www.infolatam.com - 27 de noviembre de 2006

 
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia