El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Patricio Navia
Las cinco claves de la presidencial chilena del 2009
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
16 de septiembre de 2009
Sea quien sea enfrente a Piñera en segunda vuelta, los izquierdistas lo preferirán al candidato aliancista. Piñera tiene en el bolsillo el voto derechista en segunda vuelta. Pero el que logre atraer a los moderados que en primera vuelta hayan apoyado al que termine tercero se quedará finalmente con la victoria en enero.
 

El electorado chileno es bastante diverso y plural. No es lo mismo hablarle a un hombre de clase media joven que a una mujer de clase media baja de la tercera edad. El electorado es lo suficientemente diverso como para obligar a los candidatos a aterrizar sus sueños y propuestas a las realidades concretas de la cotidianeidad de esta variopinta nación que es Chile.  La encuesta del Centro de Estudios Públicos, cuya base de datos está públicamente disponible permite algunas conclusiones más profundas que los ya comentados titulares: Piñera 37, Frei 27 y Enríquez Ominami (ME-O) 18 en el total; 37-28-17 entre los inscritos.

Aprobación a Bachelet
Piñera concentra la votación de los que desaprueban el desempeño de la presidenta Bachelet. Frei gana entre los que aprueban y ME-O obtiene más votos también entre los que aprueban. Pero Piñera logra la mitad de sus votos entre los que aprueban a Bachelet. La aprobación presidencial trasciende las fronteras ideológicas.

Eje izquierda-derecha
Aunque la identificación con partidos y coaliciones es débil, la mayoría de los chilenos se posiciona cómodamente en una escala política en el eje izquierda derecha. Sólo uno de cada cuatro rechaza identificarse en esa escala de 1 a 10.  El resto mayoritariamente se ubica en posiciones moderadas (entre 4 y 6), aunque no quieran definirse de centro cuando se les pregunta específicamente por centro, izquierda y derecha. Seis de cada diez chilenos se considera moderado. Si Piñera gana entre los votantes que se identifican hacia la derecha en el plano ideológico, Frei y ME-O compiten voto a voto entre los que se ubican a la izquierda. Pero entre aquellos en el centro de la escala, Frei y Piñera aparecen empatados y ME-O consigue su mejor votación.  Los votantes moderados decidirán hacia donde se cargará la balanza en enero. Sea quien sea enfrente a Piñera en esa segunda vuelta, los izquierdistas lo preferirán al candidato aliancista. Piñera tiene en el bolsillo el voto derechista en segunda vuelta. Pero el que logre atraer a los moderados que en primera vuelta hayan apoyado al que termine tercero se quedará finalmente con la victoria en enero. 

Hombres-Mujeres
Piñera le lleva 15 puntos de ventaja a Frei entre los hombres, pero sólo 3 puntos entre mujeres. A ME-O le va algo mejor entre las mujeres también. Piñera necesitará atraer más votos de mujeres, especialmente en segunda vuelta, y especialmente entre las mujeres de menos ingresos. Si quieren llegar a La Moneda, ME-O y Frei deben mejorar su votación entre hombres, especialmente ME-O.

Lucha de clases
Si solo votara la elite, Piñera gana en primera vuelta, y Frei terminaría tercero. Frei es más competitivo entre los sectores de menos ingresos, especialmente en mujeres de clase baja y media baja. Si Frei no penetra en la clase media, difícilmente podrá volver a La Moneda. ME-O tiene problemas de género más que de clase. Le va mejor entre los hombres de clase baja que entre hombres de más ingresos. Pero su mejor votación está en las mujeres de clase alta y clase media. Si logra ampliar su apoyo en hombres de clase media y mujeres de clase media baja, será un candidato altamente competitivo.

Las edades
Piñera arrasa entre hombres jóvenes y adultos. Pero entre todos los adultos mayores y mujeres adultas, Frei es muy competitivo. ME-O es mucho más popular entre los jóvenes, pero inmensamente impopular entre los hombres de la tercera edad. Si Piñera no mejora su votación entre la gente mayor, tendrá problemas para llegar a La Moneda. En términos de edad, Frei y ME-O se comportan de forma opuesta. Donde uno es fuerte, el otro es débil. Compiten con Piñera en distintos grupos etáreos, pero ambos deben aprender las fortalezas del otro para aspirar a ser un rival poderoso a Piñera en segunda vuelta. 

Cuestión estratégica
Los candidatos deben tomar una difícil decisión. O se centran en fortalecer sus grupos de apoyo que le son más afines-mujeres para Frei, hombres para Piñera y jóvenes para ME-O-o salen a disputar votos a terreno enemigo. En 2005, Bachelet optó por centrarse en fortalecer su voto más duro, el de mujeres, anticipando que Lavín -que le competía en ese sector- terminaría en tercer lugar y que ella podría cosechar parte de ese apoyo. Si Piñera cree que Frei será su contendor en enero, debería buscar el voto más joven a Enríquez. Si cree que Enríquez dará la sorpresa, deberá tender puentes al voto del adulto mayor.

Fuente: La Tercera

 

 
Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia