El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Héctor E. Schamis

De la Guerra Fría a la paz caliente

(El País/España) El mundo de la posguerra fría ofrecía una promesa: libertad, democracia y derechos humanos, promesa que quedó incumplida en esta anarquía del siglo XXI, en esta paz caliente. Al menos en el siglo anterior sabíamos bien quienes eran los violadores de derechos humanos y no nos callábamos ante esos crímenes.

Por Héctor E. Schamis
Twitter: @hectorschamis
21 de julio de 2014
 

(El País/España) Caído el muro de Berlín, la anulación del Pacto de Varsovia y la disolución de la Unión Soviética terminaron con la Guerra Fría. El fin del comunismo, la unificación alemana, y hasta el divorcio—de terciopelo—de Checoslovaquia, ocurrieron sin un solo tiro. Los años noventa estuvieron así marcados por un generalizado optimismo, en Europa y más allá. Y la expansión territorial del capitalismo democrático fue una invitación abierta a proclamar la obsolescencia de la guerra misma.

La literatura acudió en apoyo de ese optimismo. La noción de “paz democrática” se hizo popular entre los expertos en relaciones internacionales. La difusión de los mecanismos de mercado incrementaría el comercio, previniendo el conflicto por medio de la cooperación económica. Y las instituciones de la democracia favorecerían mecanismos pacíficos de resolución de conflicto. La evidencia empírica, a su vez, parecía confirmar esa lógica: las guerras no ocurren entre democracias.

Pero al mismo tiempo, una lectura distinta acerca del orden internacional emergente se escuchó por parte de quienes vaticinaron que “pronto añoraríamos la Guerra Fría”, en palabras de John Mearsheimer. Ese pesimismo estaba fundado en el hecho que la bipolaridad—con su relativo equilibrio militar, sus respectivas alianzas y sus arreglos institucionales—había tenido un consistente efecto disuasivo. Paradójicamente, la Guerra Fría fue un periodo de estabilidad; en realidad, medio siglo de una paz que Europa no había conocido desde Westfalia en 1648.

Un cuarto de siglo más tarde, los eventos de la semana pasada nos obligan a recordar esos debates y sobre todo a reflexionar sobre aquellos pronósticos pesimistas. Fue la capitulación soviética que concluyó con la Guerra Fría, para ponerlo en una oración. Pero una potencia humillada es siempre una receta peligrosa, los realistas nos recordaron entonces, y mucho de eso está en juego en la crisis de hoy. El orden internacional de la multipolaridad es consecuentemente inestable y altamente impredecible.

Pero además coincide hoy con una disminución neta del poder del estado, en Europa toda pero también en la otra orilla del Atlántico. La crisis y el desempleo en la Unión Europea hablan por sí mismos. El auge ruso es temporario, no oculta que su economía no es mayor que la de Italia y con un presupuesto financiado casi exclusivamente a gas y petróleo; su poder no es estructural, durará lo que dure el boom energético. Y Estados Unidos continúa atrapado en el dilema de contar con el aparato militar más formidable del planeta, pero sin los recursos fiscales suficientes para que su uso no lo arrastre a otra “Gran Recesión”, como en 2008.

Así, la multipolaridad de los noventa ha dado lugar hoy a la “apolaridad”. El sistema internacional no tiene centro alguno; es pura anarquía, siguiendo con el lenguaje del realismo. Es un sistema también basado en la exacerbación de la xenofobia y un nacionalismo que propone dibujar nuevas fronteras, y no únicamente en Rusia. Con menos ruido y sin balas, el separatismo ucranio no deja de tener paralelos en Cataluña y en Escocia, por nombrar dos ejemplos. Es que la apolaridad sistémica y la crisis económica alimentan también la fragmentación interna del estado, una licuación del poder que habilita y da protagonismo a actores sub-estatales, para-estatales y no-estatales.

Esa es la perversidad adicional del ataque terrorista al MH17. Perpetrado por un actor no-estatal, probablemente un subcontratista del estado ruso, le permite a este—o al menos le permite intentar—blindarse de su responsabilidad frente a la comunidad internacional. Nuevamente, otro signo de la licuación del poder por medio de la cual actores privados tienen acceso a sofisticado armamento, ya sea porque capturan porciones de ese aparato estatal, o bien porque el estado se los concede voluntaria y deliberadamente.

Y mientras vemos a los estados vaciarse de poder, casi nos olvidamos de un particular estado que ha entendido esta nueva dinámica mejor que nadie, y que la usa para precisamente aumentar su propio poder. Allí va Xi Jinping por América Latina, de hecho, firmando acuerdos de inversión, asegurándose el acceso a las materias primas y, según algunos, intentando reformular la propia estructura del comercio y el crédito internacionales. Tan encandilados están todos con los recursos— ¡y las promesas!—chinas, que nadie parece tener presente que el 4 de junio último se conmemoró otro aniversario de la masacre de la Plaza Tiananmen, también un cuarto de siglo atrás.

El mundo de la posguerra fría ofrecía una promesa: libertad, democracia y derechos humanos, promesa que quedó incumplida en esta anarquía del siglo XXI, en esta paz caliente. Al menos en el siglo anterior sabíamos bien quienes eran los violadores de derechos humanos y no nos callábamos ante esos crímenes. Allí tal vez haya otra razón para extrañar la Guerra Fría.

Twitter @hectorschamis

Fuente: El País (Madrid, España)

 

 
Acerca del autor
Héctor E. Schamis
Héctor E. Schamis
Héctor Schamis es profesor en el Centro de Estudios Latinoamericanos y en el programa “Democracy & Governance” de la Universidad de Georgetown. Previamente enseñó en las universidades de Brown y Cornell. Dr. Schamis fue becario del Woodrow Wilson Center en Washington DC, e investigador visitante en la Universidad de Cambridge y en la Universidad Centroeuropea en Budapest. Es autor de "Re-Forming the State: The Politics of Privatization in Latin America and Europe" (2002) y de diversos artículos y ensayos sobre autoritarismo, populismo, democratización y la economía política del tipo de cambio en América Latina. Además de la docencia y la investigación, ha trabajado en el diseño e implementación de programas y talleres sobre corrupción, estrategias de privatización y administración electoral en nuevas democracias, en colaboración con gobiernos, donantes, universidades y agencias internacionales. Ha publicado notas en "La Nación"y "Clarín" (ambos periódicos de Buenos Aires). Regularmente escribe en "El Pais" (Madrid) y comenta en Club de Prensa de NTN24, canal de noticias de Bogotá. Nacido en Argentina, obtuvo su Ph.D. en ciencia política en la Universidad de Columbia.
Twitter: @hectorschamis