Artículos / Opinión
Ricardo López Göttig

Bolivia: de suspiros, vigilantes y la Media Luna

En el 2008, los bolivianos deberán asistir a las urnas para ratificar o rechazar el nuevo texto constitucional y la continuidad de Evo Morales como presidente de la República. Sabor amargo es el que deja esta conflictiva reforma constitucional, en la que se expande el poder que tiene el Estado en detrimento de los ciudadanos y en el que fortalece un sistema centralista y paternalista.

Por Ricardo López Göttig
Twitter: @lopezgottig
27 de diciembre de 2007
 

Los masistas, partidarios de Evo Morales, lograron su propósito: redactaron la Constitución Política del Estado con su propia receta e ingredientes, sin que el resto de las fuerzas políticas pudiera participar en el horneado de la nueva Ley Suprema de los bolivianos. Desde los comienzos de la Asamblea Constituyente, buscaron pasar como un rodillo su mayoría por sobre las reivindicaciones de la oposición que reclamaba el cumplimiento de la Ley de Convocatoria, así como las cuatro prefecturas de la Media Luna con su férrea insistencia en que se respetaran los resultados favorables a la autonomía en sus regiones.

Ese palo de amasar del MAS que buscó aplanar todas las diferencias, terminó atrincherándose en la ciudad de Oruro, rodeado de vigilantes y cañoncitos, para imponer con la fuerza del número una nueva Constitución que provoca los suspiros de los masistas y de sus "organizaciones sociales", pero que provoca los sinsabores del resto del variopinto arco político boliviano.

En el 2008, los bolivianos deberán asistir a las urnas para ratificar o rechazar el nuevo texto constitucional y la continuidad de Evo Morales como presidente de la República. El encargado de diseñar la estrategia de comunicación y campaña será el actual vicepresidente Álvaro García Linera, y no se exhibirá a los asesores de origen argentino, peruano y venezolano que colaboraron con el MAS en elecciones anteriores y que tanto rechazo despiertan. La campaña contempla la exaltación de los "logros" de la presidencia de Evo Morales, como la nacionalización de los hidrocarburos y la reforma agraria, y se ensañarán especialmente contra la oposición de Podemos y la Media Luna, etiquetada como "oligarquía". Lejos de buscar la paz y la reconciliación, Morales y el MAS apostarán a exacerbar la confrontación para validar la nueva Constitución, haciendo todavía más intenso el enfrentamiento existente entre los bolivianos.

Sabor amargo es el que deja esta conflictiva reforma constitucional, en la que se expande el poder que tiene el Estado en detrimento de los ciudadanos y en el que fortalece un sistema centralista y paternalista. Pero es un capítulo que aún no se cierra y que tendrá su desenlace después de abril del 2008, en los plebiscitos en los que el pueblo está llamado a votar.

Ricardo López Göttig es Director de la Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad de Belgrano e Investigador Asociado de CADAL.

 

 
Acerca del autor
Ricardo López Göttig
Ricardo López Göttig
Doctor en Historia (PhD), Universidad Karlova de Praga y egresado de la carrera de Historia en la Universidad de Belgrano. Es profesor en la Universidad ORT, Uruguay. Entre sus publicaciones se destacan: “Los fundadores de la República”, "El debate parlamentario sobre la reforma electoral de 1902”, “Borges a Peronismus”, “La cuestión religiosa en la Convención Constituyente de 1853”, “El socialismo librecambista en el Congreso argentino entre 1912 y 1914”, “El legislador, la comunidad y la libertad individual”, y “El Bicentenario y la evolución de las instituciones republicanas”.
Twitter: @lopezgottig