24.9.2018
 
Entrevistas
María Corina Machado:
«¡Qué tiene que pasar en Venezuela para que nuestros hermanos latinoamericanos reaccionen!»
Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
6 de marzo de 2006
«En Venezuela hay una clara dependencia del resto de los poderes a los lineamientos del poder ejecutivo; en Venezuela hay reiteradas violaciones al estado de derecho, a lo que son principios básicos de derechos humanos y libertad de expresión».
 

María Corina Machado es Vicepresidente de la ONG venezolana Súmate. Está procesada por el gobierno de Chávez, acusada de cometer un delito que en realidad representa -al mejor estilo del castrismo- una lesión a la libertad de asociación.

 

María Corina MachadoGabriel Salvia: ¿Cuándo se constituyó SUMATE, cuál es su objetivo, cuáles son sus programas y qué problema tuvo en el ejercicio de su misión como organización no gubernamental?

María Corina Machado: SUMATE es una organización de ciudadanos que promueve principios y prácticas democráticas y que surge en un momento de una profunda tensión social en Venezuela, que fue a mediados de 2002. Y es promovida por un grupo de ciudadanos y profesionales que no teníamos ninguna experiencia previa en materia política. De hecho, casi en su totalidad, éramos ingenieros que nos habíamos dedicado fundamentalmente al ejercicio de nuestra profesión en el sector privado. Pero que veíamos con una gran preocupación cómo las crecientes tensiones sociales en nuestro país nos estaban llevando a un escenario de confrontación y violencia entre venezolanos. Y sentimos que la única forma o el único mecanismo de canalizar pacíficamente estas tensiones era por una vía electoral, pacífica, democrática y constitucional. Y encontramos en nuestra recién aprobada constitución del año ´99 unos mecanismo poderosísimos a través de los cuales, por iniciativa popular, podían plantearse mecanismos de consulta ciudadana que evitaran la confrontación y la violencia. Es así como surgen las iniciativas del Referéndum Consultivo y posteriormente el Referéndum Revocatorio. En menos de dos años hemos pasado de ser una organización de cinco personas a ser una organización de más de 20.000 voluntarios que nos organizamos en todo el país. Tenemos presencia en todos los estados, municipios, rincones de Venezuela, donde además confluyen personas con experiencias personales y profesionales muy diversas, de todas las edades, de todos los extractos socioeconómicos pero que tenemos en común una absoluta convicción de que queremos vivir en democracia y soñamos con una sociedad libre, plural, donde haya igualdad de oportunidades y justicia y libertad para todos. Esta es la organización.

Desafortunadamente las prácticas y tendencias cada vez menos democráticas del gobierno de nuestro país, han puesto en práctica un sistema férreo de persecución y de tratar de coartar y limitar la acción de cualquier organización que busque o que disienta de la visión del gobierno (llámese sindicatos, organizaciones de base, propios líderes de la Iglesia o comunitarios). Y bueno, en eso también estamos nosotros, una organización que se ha focalizado en el tema electoral, sobre las denuncias de los vicios y las irregularidades del sistema electoral y eso ha ocasionado una crítica y una persecución feroz del gobierno de Venezuela en nuestra contra.

G. S.: Leía que una de las acusaciones era brindar talleres de educación ciudadana y hacerlo con fondos de una agencia de desarrollo de Estados Unidos y quería saber si esto es así y si expresamente hay una disposición legal en Venezuela que prohíba recibir fondos de agencias de cooperación extranjera.

M. C. M: En primer lugar, no hay absolutamente ningún elemento o artículo ni en la Constitución ni en el Código Penal venezolano ni en ninguna de las leyes venezolanas que impida la cooperación internacional. Por el contrario, Venezuela firmó una resolución de las Naciones Unidas del año ´98 que le da el derecho a sus ciudadanos y a las organizaciones conformadas por esos ciudadanos de buscar financiamiento a través de cooperación internacional para actividades que promuevan la democracia en nuestro país. ¡Y eso es lo que SUMATE hace! Nosotros, efectivamente, le hemos solicitado al Fondo Nacional para la Democracia, al igual que le hemos solicitado, y continuaremos haciendo, a otras organizaciones de distintos países, el financiamiento para una actividad que concreta y específicamente buscaba dictar 24 talleres de educación ciudadana en toda Venezuela. Y efectivamente eso se hizo. Y se hizo además de una forma absolutamente transparente. Los fondos se recibieron en una cuenta independiente, se buscó una auditoría externa. Y producto de esta actividad, el 15 de febrero de hace dos años, de 2004, el presidente de la república, Hugo Chávez, en uno de sus programas dominicales, había descubierto, por unos papeles desclasificados, que había una conspiración, que debíamos ser sujetos por traición a la patria un grupo de ciudadanos por haber recibido estos recursos. Este es un documento que fue público desde el inicio, que esta en la página web del NED, y también en la página de SUMATE. Y además, esta es una organización, que sólo en Venezuela le ha dado financiación a más de 20 organizaciones y en el mundo actúa en más de 80 países. Evidentemente esto lo que buscaba era intimidarnos, asustarnos, desarticularnos, porque no hay ningún delito de fondo. O sea, ni es un delito recibir fondos internacionales en nuestro país, ni es delito organizar actividades de educación y promoción de la democracia. Sin embargo, se utilizó esta actividad para estigmatizarnos, perseguirnos, asustarnos. Y algo insólito para cualquiera que ve el caso desde afuera es que por este motivo, por 31.000 dólares, hay cuatro miembros de la organización, entre ellos yo, que estamos siguiendo una investigación que tiene un delito de entre ocho y dieciséis años de prisión. De hecho el fiscal general se ha involucrado, el vicepresidente ha testificado en el caso, miembros de la Asamblea Nacional son testigos, el embajador de Venezuela ante la OEA y ante los Estados Unidos. Y la fiscal está solicitando la privación preventiva de nuestra libertad porque dice que hay un riesgo de fuga.   

G. S.: Ahora, vos mencionabas al embajador ante la OEA, ¿qué papel esta teniendo este organismo, la Organización de los Estados Americanos, frente al caso tuyo? Porque uno lo que ve a la distancia es que el gobierno de Venezuela está muy en el límite en lo que es el respeto a los valores esenciales de la democracia, entonces en ese sentido, como tenemos una carta democrática interamericana, quería saber que papel ha tenido o cumplido hasta ahora la OEA, especialmente en el caso de ustedes.

María Corina MachadoM. C. M.: Yo, más allá de nuestro caso, en casos más amplios, como venezolana muchas veces me pregunto "qué tiene que pasar en Venezuela para que nuestros hermanos latinoamericanos en instancias multilaterales como la OEA reaccionen." En Venezuela hay una clara dependencia del resto de los poderes a los lineamientos del poder ejecutivo; en Venezuela hay reiteradas violaciones al estado de derecho, a lo que son principios básicos de derechos humanos y libertad de expresión. Y fundamentalmente en el caso que nos ocupa a nosotros, que es el tema de las elecciones, ha quedado evidenciado la inexistencia de un proceso de elecciones limpias, justas y transparentes en nuestro país. Tenemos un consejo electoral total y absolutamente supeditado a los intereses del Poder Ejecutivo. En nuestro caso en concreto, ya hablando en materia de derechos humanos, yo quiero insistir, en Venezuela existen múltiples decenas de ciudadanos que están siendo perseguidas, no solamente en el caso de SUMATE, y más de una docena que están presas por razones políticas; y esto es algo que la mayoría de los países desconoce. Nosotros hemos hecho un gran esfuerzo, porque en el caso concreto de SUMATE, la razón por la cual se nos persigue, inhabilitaría que cualquier otra organización de derechos humanos o de trabajo ciudadano pudiera recibir financiamiento del exterior. Y evidentemente esto limita y coarta la posibilidad de acción de muchas organizaciones en el futuro. Y fundamentalmente en el caso nuestro se nos ha convertido, si tu quieres, en un caso emblemático para el resto de los ciudadanos, de lo que les puede pasar a aquellos venezolanos y venezolanas que deciden organizarse para denunciar violaciones a los derechos constitucionales. Y esto es muy serio en un país en el cual, el presidente de la república ha logrado acaparar un inmenso poder económico, un control absoluto de las instituciones y el control total y absoluto de las fuerzas armadas. Es algo inédito en nuestro país y representa una amenaza terrible para la plena vigencia de la ciudadanía. Por eso yo siento que nuestros hermanos latinoamericanos, esperamos, entiendan la dificultad que atraviesa nuestro país, sus instituciones, la democracia. Y el hecho de que los Venezolanos queremos vivir en democracia, queremos resolver nuestros propios problemas, pero tú bien lo has dicho, hay instrumentos suscritos como la Carta Interamericana  que establecen compromisos mutuos, y esperamos una reacción y un respaldo de nuestros hermanos en un momento de tanta dificultad.

G. S.: Los talleres que ustedes dictaban, ¿en qué consistían concretamente?

M. C. M.: Los talleres que se dieron con el financiamiento del Fondo Nacional para la Democracia eran talleres absolutamente vinculados con lo que era participación ciudadana. Partían de qué es una constitución, en qué consiste el tejido social y los contratos sociales y cuáles son los sistemas  electorales, cuáles son los derechos y los deberes que establece la constitución del ´99 para los venezolanos. Son talleres que además se siguen dictando porque son atemporales con relación a los procesos electorales específicos que estamos viviendo. Es más, nosotros le planteamos a la fiscalía, y posteriormente al juez, que tanto los profesores como los alumnos que habían participado, que eran ciudadanos de todo el país, estaban dispuestos a acudir como testigos. Ellos querían decir el contenido de estos talleres. Sin embargo, a lo largo de toda esta investigación la fiscal no recibió ni una sola de las pruebas que planteó la defensa. Y a nivel del juzgado del control, todas las pruebas de la fiscalía fueron aceptadas y nuevamente todas las que presentó la defensa fueron rechazadas. Entonces así es prácticamente imposible defenderse Gabriel.

Ricardo López Göttig: Como venezolana, ¿cómo te sentís con respecto al envío de dinero por parte del gobierno de Venezuela a todo tipo de causa fuera de su país?

M. C. M.: Ahí hay dos cosas. En primer lugar, efectivamente hay ingresos y egresos de Venezuela. De hecho, hace dos semanas se publicó un auto de un tribunal español en el cual se hace alusión a un aporte de un millón y medio de dólares de un banco privado español a la campaña del presidente Hugo Chávez en el año ´98 lo cual es realmente ilegal para la legislación venezolana. Eso es un punto, allí sí hubo actividades ilegales. Por otra parte, efectivamente lo que ustedes plantean. Venezuela ya ha hecho erogaciones de más de 20 mil millones de dólares a países alrededor del globo terráqueo. Porque no es solamente a nivel de la región latinoamericana, estamos hablando de países asiáticos, países africanos e incluso de los Estados Unidos. Cuando nuestro país está sufriendo un deterioro progresivo de su infraestructura y de sus servicios sociales. Esto es algo que indiscutiblemente genera una inmensa frustración y descontento en la población venezolana. Nosotros jamás podemos oponernos a ayuda humanitaria en situaciones en que países hermanos requieran de nuestro apoyo. Pero en este momento, decisiones de inversión y de apoyo a las economías de otros países cuando la propia economía venezolana, y los propios ciudadanos venezolanos están atravesando y sufriendo el deterioro severo en los indicadores de empleo, de nutrición, mortalidad infantil, educación y vivienda es realmente incomprensible para los venezolanos.

R. L. G.: Y el resto de la sociedad civil, ¿cómo respondió a esta persecución que está sufriendo SUMATE?

M. C. M.: Mira, realmente hemos tenido un apoyo extraordinariamente amplio, sobre todo de los sectores de base. Yo debo decirles que hay algo que es preocupante para nosotros que es el mecanismo de intimidación que el gobierno ha logrado instaurar a todo nivel dentro de nuestro país. Por mecanismos evidentes como la persecución política que criminaliza la disidencia. Pero también por otros menos evidentes a través de instrumentos como los órganos fiscales que imponen multa o fiscalizaciones, o limitan el acceso a divisas, porque recordemos que en Venezuela hay control de cambio. Así como otros instrumentos a través de los ministerios, los distintos ministerios vinculados tanto con el sector financiero como con el sector productivo. Mismo con el sector sindical a través de la promoción de organismos paralelos cuando los organismos oficiales no son controlados por el oficialismo. De manera que hay mecanismos muy amplios, masivos, que han ido configurando un ambiente de verdadero terror en nuestro país. Esto se manifestó en el pasado 4 de diciembre en las elecciones parlamentarias cuando frente a la evidencia de que el voto en Venezuela ya no era secreto producto de una serie de descubrimientos que se hicieron en presencia de observadores de la Unión Europea y de la OEA, hubo una abstención masiva, ¡ya que 83 de cada 100 venezolanos no fueron a votar! Es algo inédito. En la historia de Venezuela nosotros éramos el país que tenía uno de los niveles de participación electoral más amplio de nuestro hemisferio. El 4 de diciembre se produjo en nuestro país un hecho inédito y a nuestro modo de ver el principal elemento ha sido el factor miedo. La gente tiene cada vez más temor de que el gobierno ponga en práctica represalias como las que ha utilizado en el pasado. De manera que la mayoría, para responder tu pregunta, de los apoyos que hemos recibido, no son apoyos públicos, si tu quieres, de grandes líderes u organizaciones, sino sólo en privado; y son sí masivos cuando se trata de ciudadanos que no necesariamente representan grandes organizaciones civiles, empresariales o sindicales. 

Constanza Mazzina: Dentro de este apoyo privado y no tanto público, ¿hubo apoyo público por parte de los partidos de la oposición y de los líderes de la oposición, o ese apoyo fue solamente privado hacia SUMATE  y hacia tu persona?

M. C. M.: No, sí hubo por parte de la gran mayoría de los partidos. Debo decir que no necesariamente estamos de acuerdo en nuestros planteamientos porque como ustedes bien saben SUMATE ha sido muy rígida en cuanto a exigir el cumplimiento de la legislación electoral y otros procedimientos. Y no necesariamente siempre estamos de acuerdo con los partidos políticos y esto es parte de nuestro rol. Sin embargo en esta circunstancia tuvimos un gran apoyo de la mayoría de los partidos de la oposición. Pero insisto, principalmente fueron los ciudadanos; hubo manifestaciones en todo el país, innumerables cartas de apoyo, de llamadas y comunicaciones a los medios, un gran apoyo de los medios de comunicación. Por una parte, a pesar de todas las presiones, debemos recordar que esta no es la única investigación en contra de SUMATE, esta es la que ha llegado más lejos. Sin embargo, nosotros tenemos otras cinco investigaciones a nivel de fiscalía. Pero cada vez que tenemos que acudir a fiscalía o a los tribunales hay una gran cantidad de personas que nos acompañan y que manifiestan su respaldo.

Apertura Latinoamericana se emite los días miércoles de 19 a 20 horas de Argentina por RADIOPALERMO 99.5 y se puede escuchar en vivo por Internet ingresando a www.radiopalermo.com.ar

Twitter: @GabrielSalvia
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia

Periodista y activista de derechos humanos. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Es autor de más de 200 artículos, investigaciones, informes, entrevistas a prestigiosas personalidades y productor de varios audiovisuales. Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos.

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista El poder legislativo y su gente, participó como comentarista de temas políticos y económicos en Radio América, fue productor periodístico del informativo económico de CableVisión Noticias y realizó varias entrevistas para el suplemento El Observador del diario Perfil. Sus columnas de análisis y opinión se publican regularmente en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires) y La Nación (Buenos Aires).

Twitter: @GabrielSalvia
[Ver todos los artículos del autor]