24.9.2018
 
Artículos / Opinión
Carlos Fara
Maldonado anestesiado
Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
14 de septiembre de 2017
(7 Miradas) El caso Maldonado no le hace ningún favor al gobierno, porque lo tiene atrapado en una cuestión donde toda la responsabilidad institucional es suya. Sin embargo, la anestesia lo favorece y viene de la mano de indicadores y percepciones más halagüeñas sobre lo económico.
 

(7 Miradas) El tema Maldonado no abandona la supremacía mediática. Mientras avanza la investigación, la política parece haberse adormecido, y el electorado junto con ella. Como si ambos hubiesen tomado un anestésico.

Tal como comentamos en esta columna la semana pasada, si las cosas sigue sin novedad, lo más probable es que el caso sea inocuo desde el punto de vista electoral: a un mes de las PASO (y a 40 días de la elección general) se confirma dicha proyección.

El tema ha virado informativamente hacia la responsabilidad de los gendarmes: puede que se le caiga algún voto al gobierno en este caso? En principio nada que se pueda calificar de sustancial, pero seguro no habrá pases de Cambiemos a CFK en la PBA.

Y mientras tanto en Ciudad Gótica?

En los estudios de opinión pública priman tres datos:

  1. la imagen del gobierno y del presidente se han fortalecido post PASO,
  2. la impresión de que Cambiemos se impuso en las elecciones de agosto, y
  3. sensaciones de mejora en la economía personal.

Era natural que se registrase una ola de optimismo post comicios si los mismos favorecían al oficialismo. Cabría preguntarse si estamos presenciando la espuma de la ola, o si efectivamente la ola creció en volumen. Teniendo en cuenta que ya transcurrieron 30 días, es más factible concluir la segunda hipótesis.

Volvamos a la agenda coyuntural.

El caso Maldonado no le hace ningún favor al gobierno, porque lo tiene atrapado en una cuestión donde toda la responsabilidad institucional es suya. Sin embargo, la anestesia lo favorece y viene de la mano de indicadores y percepciones más halagüeñas sobre lo económico.

A diferencia de las PASO donde se daba por perdida la discusión sobre si la economía había mejorado, ahora sucede lo contrario. El gobierno detecta que se está respirando otro clima, que hay un ánimo diferente vía la cadena de la felicidad (el crecimiento inusitado de los créditos hipotecarios + los créditos Argenta), que certifican el mensaje central de los resultados de las primarias: confianza y expectativa. A eso ayuda que probablemente estemos transitando el mejor trimestre económico desde que Macri asumió la presidencia.

Quizá por primera vez en 21 meses se estén alineado realidad y percepción. La potencia va de la mano de dicho ensamble.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

Twitter: @carlosfara
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Carlos Fara es Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991 y lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Especialista en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010, en el Dream Team del año que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha recibido 2 veces el premio EIKON (2009 y 2012). Ha participado en 138 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es miembro de la International Association of Political Consultants (IAPC).
Twitter: @carlosfara
[Ver todos los artículos del autor]