20.10.2018
 
Artículos / Opinión
Patricio Navia
Patricio Navia: Nada más moderador que la segunda vuelta
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
8 de agosto de 2018
(El Líbero) La adopción de la segunda vuelta es la mejor vacuna contra la existencia de gobiernos minoritarios en sistemas presidenciales como el chileno.
 

(El Líbero) No hay ninguna innovación de diseño político institucional más moderador que la segunda vuelta en elecciones. Porque la segunda vuelta obliga a que los candidatos adopten posiciones mayoritarias en busca del votante mediano -aquel que garantiza la mayoría absoluta de los votos- la adopción de la segunda vuelta es una medida que debiese existir en todas las elecciones uninominales.

Los beneficios de la segunda vuelta destacan como una de las áreas más importantes de consenso en la ciencia política. Cuando una elección para un cargo uninominal -como presidente, alcalde o gobernador- se decide en primera vuelta, existe el riesgo que gane un candidato minoritario. En cambio, con segunda vuelta, el candidato ganador necesita alcanzar una mayoría de los votos y, por lo tanto, se ve obligado a adoptar posiciones moderadas, ya sea para pasar a segunda vuelta o una vez que haya logrado pasar a segunda vuelta. Junto a la concurrencia de las elecciones presidenciales y legislativas -esto es, que se hagan el mismo día- la adopción de la segunda vuelta es la mejor vacuna contra la existencia de gobiernos minoritarios en sistemas presidenciales como el chileno.

Resulta irónico que la segunda vuelta en elecciones presidenciales haya sido introducida en Chile por la constitución de 1980. Aunque comprensiblemente sea un trago amargo para sus detractores, Pinochet debe recibir el crédito por introducir un mecanismo que hace imposible que un candidato llegue a la presidencia sin contar con una mayoría absoluta de los votos. La decisión de la dictadura de adoptar la segunda vuelta en elecciones presidenciales se explica por la traumática experiencia del gobierno de Salvador Allende. El candidato de la Unidad Popular probablemente jamás hubiera llegado a La Moneda de haber habido segunda vuelta. O bien, con segunda vuelta, su programa de gobierno tendría que haberse moderado sustancialmente. Tanto Allende como Alessandri tendrían que haber moderado sus propuestas si, en septiembre de 1970, hubiera habido segunda vuelta presidencial -el centro hubiera decidido esa elección-.

Desde que se realizaron por primera vez, en enero de 2000, las segundas vueltas en las elecciones presidenciales en Chile han tenido el efecto de moderar las posiciones adoptadas por los candidatos presidenciales en primera vuelta. Ricardo Lagos fue mucho más moderado en enero de 2000 que en la campaña de primera vuelta de diciembre de 1999. La misma historia se repitió en enero de 2006 y 2010. Si bien en 2013 Bachelet no necesitó moderarse para la segunda vuelta de diciembre (respecto a sus posiciones en la campaña para la primera vuelta de noviembre), la debilidad de su rival explica su cómoda victoria. Está fresco en la memoria nacional el efecto moderador que tuvo la segunda vuelta en la campaña exitosa de Piñera a fines de 2017.

Si hubiera segunda vuelta, lo mismo ocurriría en las elecciones de alcaldes en 2020 (y de gobernadores, ese mismo año). Los candidatos que son incapaces de hablarle a una mayoría del electorado de sus comunas y regiones jamás podrían llegar a ocupar la presidencia.

Algunos dudan de los beneficios de la segunda vuelta porque eso obligaría a la gente a tener que votar dos veces. Mucha gente podrá desistirse de votar en la primera o segunda vuelta, empeorando el problema de la baja participación. Es más, las campañas durarán más, porque ahora hay que sumar el periodo de segunda vuelta. Ambos problemas son subsanables. Primero, se puede votar simultáneamente con voto preferencial (si hay 5 candidatos, uno los ordena de primera a quinta preferencia y eso permite un conteo automático de segunda vuelta -descartando primero al quinto candidato menos votado como primera preferencia y asignando esos votos a las segundas preferencias y así sucesivamente hasta ver encontrar al candidato más popular). O bien, se puede establecer un periodo más corto -dos semanas, en vez de cuatro- entre la primera y la segunda vuelta.

Otros creen que la segunda vuelta favorecerá a la izquierda, en tanto ese fraccionado sector se presentará en varias listas en primera vuelta para unirse después en segunda vuelta. Esa lectura refleja una equivocada vocación minoritaria de la derecha. Es verdad que la derecha radical -así como la izquierda radical- no alcanzarán a ser mayoría. Pero como el país florece con la moderación y el pragmatismo -y se hunde cuando los radicales y extremistas están en el poder- premiar la moderación no debe ser visto como el problema, sino como la solución.

Algunos derechistas dudan de la conveniencia de la segunda vuelta porque dudan de los líderes del Frente Amplio que ahora promueven esa idea. Pero las ideas valen por sus méritos, no por quiénes las defienden. La experiencia comparada -y la propia historia de Chile- nos enseñan que la segunda vuelta es una buena idea. Si en esto Pinochet y el Frente Amplio están de acuerdo, vale la pena considerar seriamente la propuesta.

Fuente: El Líbero (Santiago, Chile)

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]