El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Camden Luxford

El Estado de la Madres Latinoamericanas

(Análisis Latino) Según el decimotercer Informe del Estado Mundial de las Madres que publica la ONG británica Save the Children, Noruega sería el mejor lugar del mundo para ser mamá, seguida por Islandia y Suecia. Con la excepción de Nueva Zelandia y Australia, todos los países de los diez mejores lugares del mundo, son europeos. Los Estados Unidos se encuentran en el vigésimo quinto lugar y los últimos diez países son africanos, siendo Nigeria el peor lugar del mundo para las madres. Cuba encabeza el Índice Maternal de los países en desarrollo, seguida por Israel y Barbados. Argentina se encuentra en la cuarta posición y Uruguay en la sexta. Los países de peor desempeño de América Latina son Guatemala y Honduras.

Por Camden Luxford
16 de mayo de 2012
 

(Análisis Latino) El 8 de mayo pasado, la ONG británica Save the Children publicó su decimotercer Informe del Estado Mundial de las Madres, llamando la atención a los “171 millones de niños en el mundo que no tendrán la oportunidad de alcanzar todo su potencial debido a los efectos físicos y mentales de la mala alimentación durante los primeros meses de vida”. La organización sostiene que una alimentación adecuada es de vital importancia tanto para los individuos como para las sociedades, ya que aumenta la capacidad de los niños a aprender y crecer, y a convertirse en adultos sanos y productivos.

El informe hace hincapié en la importancia del bienestar de las madres como indicador de la futura salud y educación del niño, de modo que el informe trata de factores tan diversos como la representación de las mujeres en la legislatura, sus ingresos económicos, el acceso al agua potable, la matriculación escolar y las tasas de mortalidad infantil y maternal.

Según estos datos, Noruega sería el mejor lugar del mundo para ser mamá, seguida por Islandia y Suecia. Con la excepción de Nueva Zelandia y Australia, todos los países de los diez mejores lugares del mundo, son europeos. Los Estados Unidos se encuentran en el vigésimo quinto lugar y los últimos diez países son africanos, siendo Nigeria el peor lugar del mundo para las madres.

Cuba encabeza el Índice Maternal de los países en desarrollo, seguida por Israel y Barbados. Argentina se encuentra en la cuarta posición y Uruguay en la sexta. Los países de peor desempeño de América Latina son Guatemala y Honduras, ocupando el 68° y 60° lugar respectivamente, dentro del ranking de los países en desarrollo.

En el caso del gobierno cubano, ya hace mucho que trata de legitimar su dictadura mediante sus programas sociales: los resultados en términos de mortalidad maternal e infantil, matriculación escolar, acceso a la anticoncepción y agua potable, esperanza de vida y el acceso de las mujeres a una educación son evidentes y poco sorprendentes. Más interesante aun es examinar los esfuerzos de los demás países de la región, algunos de los cuales han logrado dar impresionantes pasos dentro de un contexto de democracia y mercado.

Brasil, por ejemplo, actualmente manifiesta el más rápido progreso de la región en la disminución de las tasas de desnutrición dentro del país. Se ha visto una mengua anual del 5.5% en las tasas de atraso en el crecimiento de los niños, tal mengua siendo la séptima mayor del mundo dentro de los países en desarrollo (Uzbekistán tiene la mayor, con una tasa de disminución del 6.7%).  Durante los últimos veinte años, esto ha llevado al país a lograr una reducción de más del 60% de casos de atraso en el crecimiento de los niños.

La ONG británica señala como factor contribuyente a este éxito el impresionante programa de agentes comunitarios de salud vigente en el país desde los años noventa. Se seleccionó a más de 246,000 agentes por medio de un proceso público de considerable aporte comunitario, y estos viven dentro de la comunidad en la cual trabajan. Durante la vida de este programa ha habido una mengua de más del 90% de mortalidad relacionada con diarrea, y el atraso en el crecimiento se ha reducido del 19% al 7%.

En la reducción de la mortalidad infantil Perú ha logrado el mayor progreso de todos los países latinoamericanos y llega a ocupar el tercer lugar en la Tarjeta de Puntuación de Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, la cual se aplicó solamente a los países en vía de desarrollo. El informe destaca el lanzamiento en 2006 del proyecto gubernamental llamado Programa Integral de Nutrición (PIN), además de los esfuerzos del Ministro de Salud para promover el amamantamiento. Estos dos proyectos, integrados con los aportes de las ONG y la comunidad de donantes, han llevado a una reducción de alrededor de un 25% de la desnutrición crónica dentro de los niños menores de cinco años.

Ambos países demuestran el gran éxito al que se puede acceder mediante programas gubernamentales llevados a cabo en conjunto con la sociedad civil y las comunidades locales.

Por toda América Latina se ve un descenso generalizado en el atraso en el crecimiento, aunque algunos países, entre ellos Guatemala y Honduras, aún exhiben tasas altas. También hay mucha desigualdad: “Los niños más pobres en Guatemala y Nicaragua son seis veces más propensos a tener un peso inferior al normal que sus pares ricos. En Honduras, son ocho veces más propensos, y en El Salvador y Perú, son hasta trece y dieciséis veces más propensos a tener un peso inferior al normal”.

El índice maternal

Argentina se encuentra en segundo lugar en el Índice Maternal de América Latina, estancada por tres indicadores en particular. Sólo el 64% de las argentinas usan métodos anticonceptivos modernos y en este aspecto el país ocupa el noveno lugar regional, tras Paraguay, Nicaragua y El Salvador, aunque sí consigue superar a Chile, el cual se encuentra en el duodécimo lugar con el 42%. Las mujeres argentinas ganan nada más que el 51% de lo que ganan sus pares masculinos, y enfrentan una posibilidad de 1 en 600 de mortalidad maternal durante sus vidas. Tal posibilidad es más que tres veces mayor que la habida en Chile, donde la tasa de probabilidad es de 1 en 2000.

El mejor lugar de América Latina para ser mujer trabajadora es Colombia, donde una mujer gana el 71% de lo que gana un hombre, seguida por Paraguay con una tasa de 64% Honduras y Nicaragua van a la zaga, con el 34%. En el ámbito político, Panamá y Brasil demuestran una considerable falta de participación de mujeres en el gobierno nacional, con tasas de 9% y 10% respectivamente.

El peor desempeño de la región lo demuestran Guatemala y Honduras. En Guatemala, las mujeres tienen la espantosa probabilidad de 1 en 210 de mortalidad maternal durante sus vidas, mientras que en Honduras esta taza es ligeramente mejor (1 en 240). Bolivia es el único país latinoamericano donde aún es más peligroso ser madre: la posibilidad de mortalidad materna allá es de 1 en 150. Esto se podría atribuir, en los tres países, a la falta de asistencia profesional en los partos: sólo el 51% de los partos son supervisados por profesionales en Guatemala, por ejemplo, donde el problema se ve exacerbado por la pequeña cantidad (34%) de mujeres que usan métodos anticonceptivos modernos.

En Guatemala el 14% de niños menores de cinco años tienen un peso moderado o severamente inferior al normal, en el Honduras esta tasa es del 8%. La tasa de mortalidad infantil (de los niños menores de cinco años) en estos dos países son del 32% y el 24% respectivamente.

Camden Luxford es colaboradora de Análisis Latino.