El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Gabriel C. Salvia

Hugo Chávez, los derechos humanos y sus enemigos

Las amistades internacionales que cosechó el ex presidente venezolano Hugo Chávez Frías (1954-2013) representan el lado más oscuro de su vida política. En efecto, el “comandante-presidente” fue un reconocido amigo de los peores dictadores que quedan en el planeta, lo cual es una clara evidencia del desprecio que tenía por los derechos humanos. Asimismo, además de establecer alianzas políticas y económicas con los regímenes más antidemocráticos, la Venezuela de Chávez fue la voz de su defensa en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
11 de marzo de 2013
 

Las amistades internacionales que cosechó el ex presidente venezolano Hugo Chávez Frías (1954-2013) representan el lado más oscuro de su vida política. Estrictamente, el coronel-paracaidista que en 1992 protagonizó un golpe de estado contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, luego de resultar electo y re-electo por el voto popular, no se convirtió en un dictador. Pero estuvo al límite, muy al límite, de serlo. Quizás el contexto regional no le permitió ir más allá, es decir, estableciendo un régimen de partido único y tipificando como delitos a todas las libertades civiles y políticas. Por ende, a pesar de presentarse como un heredero del dictador cubano Fidel Castro, no pudo implementar políticamente en Venezuela un sistema cerrado como el que existe desde hace más de medio siglo en la más grande de las islas caribeñas.

Eso sí, el “comandante-presidente” fue un reconocido amigo de los peores dictadores que quedan en el planeta, lo cual es una clara evidencia del desprecio que tenía por los derechos humanos. Asimismo, además de establecer alianzas políticas y económicas con los regímenes más antidemocráticos, la Venezuela de Chávez fue la voz de su defensa en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. En este ámbito en el cual deberían ser denunciadas las dictaduras que atentan contra la dignidad humana, como alumno destacado de la dictadura cubana, Venezuela defendió a cada uno de los indefendibles amigos de Chávez y los hermanos Castro, incluyendo a Corea del Norte, cuyo gobierno totalitario es una monstruosidad política.

Al respecto, resulta inconcebible que quienes dicen defender los derechos humanos hayan simpatizado con este autócrata del siglo XXI, un amigo de regímenes como el iraní, que niega el Holocausto y amenaza con borrar del mapa a Israel. Y es una contradicción que quienes defienden los derechos de la mujer y la diversidad sexual se sientan identificados con un personaje amigo de dictadores en cuyos países se aplica la lapidación a las mujeres y la homofobia de estado.

Pero por otro lado no es ninguna novedad que quienes simpatizan con Hugo Chávez y lloran su muerte, nunca se han pronunciado condenando las violaciones a los derechos humanos en lugares como China, Siria, Libia, Bielorrusia, Burma, Vietnam, Cuba, Zimbabwe, Guinea Ecuatorial, Turkmenistán, Eritrea, etcétera.

Contrariamente, tanto los atropellos a la libertad de prensa y el estado de derecho en Venezuela, como las violaciones a los derechos humanos en los países gobernados por los amigos de Hugo Chávez, vienen siendo denunciados por las más prestigiosas organizaciones internacionales, entre ellas Human Rights Watch, Amnistía Internacional, el Comité para la Protección de Periodistas, Reporteros Sin Fronteras y Freedom House. Inclusive, la situación interna en Venezuela fue muy criticada por democracias ejemplares como las de Noruega, Canadá y Suiza, al ser sometido el régimen de Chávez al Examen Periódico Universal en el Consejo de DDHH de la ONU.

En definitiva, Chávez fue un representante más de los enemigos de los derechos humanos y un aliado clave de quienes se oponen a la globalización de los valores democráticos.

 
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia
Analista político y activista de derechos humanos enfocado en la solidaridad democrática internacional. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Integra el Comité Directivo del proyecto Solidaridad Democrática de Forum 2000 (República Checa).

Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Es co-autor de una publicación con dos propuestas de reforma al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Ha asistido a las conferencias del World Movement for Democracy (WMfD) en Lima, Seúl y Dakar. Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos. En dos ocasiones fue declarado "inadmisible" por autoridades migratorias: el 27 de enero de 2014 llegó a La Habana para participar en un evento alternativo a la Cumbre de la CELAC, fue declarado "inadmisible" y embarcado a Buenos Aires vía El Salvador. En 2015 fue declarado "inadmisible" por Migraciones de El Salvador luego de interceder por colegas cubanos impedidos de ingresar al país para asistir a un evento de la Comunidad de las Democracias. 

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista "El poder legislativo y su gente", participó como comentarista de temas políticos y económicos en "Radio América", fue productor periodístico del informativo económico de "CableVisión Noticias" y realizó varias entrevistas para el suplemento "El Observador" del diario Perfil. Actualmente, sus columnas se publican en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires), Clarín (Buenos Aires)  y La Nación (Buenos Aires). También ha publicado en El País (España) y ha sido entrevistado en varias oportunidades por CNN en Español.

Twitter: @GabrielSalvia