El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Gabriel C. Salvia

Al reclamo opositor por mayor transparencia legislativa le faltan señales de ejemplaridad

DyN - Los legisladores opositores que proponen la transparencia activa en la Cámara de Diputados y el Senado de la Nación pueden ir avanzando en dos ámbitos. Por un lado, están los legislativos provinciales o municipales en los cuales sus partidos son oficialismo y, por otro lado, lo que cada legislador o su bloque pueden hacer administrando sitios de internet propios. Esto último no será oficial, pero sirve a los efectos de ofrecer transparencia, si eso es lo que realmente importa.

Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
19 de mayo de 2014
 

DyN - Si como dicen algunos legisladores nacionales de la oposición que demandan transparencia legislativa que la misma "empieza por casa", podrían entonces comenzar por impulsar iniciativas alternativas, mientras esperan una respuesta favorable de sus colegas kirchneristas o un futuro cambio en la composición de los miembros del Congreso.

Es que tanto la sanción de una ley de Acceso a la Información Pública, como un proyecto de resolución interna en la materia por parte de cada Cámara del Congreso Nacional, depende del voto del oficialismo.

Por eso, los legisladores opositores que proponen la transparencia activa en la Cámara de Diputados y el Senado de la Nación pueden ir avanzando en dos ámbitos.

Por un lado, están los legislativos provinciales o municipales en los cuales sus partidos son oficialismo y, por otro lado, lo que cada legislador o su bloque pueden hacer administrando sitios de internet propios. Esto último no será oficial, pero sirve a los efectos de ofrecer transparencia, si eso es lo que realmente importa.

Por ejemplo, en el caso de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, donde el PRO es oficialismo, la información que brinda en materia de transparencia es de menor calidad que la del Senado de la Nación.

Es cierto que la Legislatura porteña incluye la opción de Transparencia en su menú, ofreciendo información sobre procedimiento de compras, licitaciones, contrataciones, subsidios, y recursos humanos. Pero, tanto la información sobre subsidios, como principalmente la de Recursos Humanos, se publican de manera incompleta.

Hay que tener en cuenta que el listado del personal es el gran tabú en estos ámbitos de la administración estatal. Precisamente, es uno de los grandes retrocesos en materia de transparencia durante la gestión de Julián Domínguez como titular de la Cámara de Diputados de la Nación, lugar donde anteriormente se publicaban los nombres de todos los agentes, separándolos en Permanentes, Transitorios y Contratados.

A diferencia del Senado, la Cámara Baja nunca publicó la dependencia en la cual cada empleado estaba asignado. Con la llegada de Domínguez dejó de publicarse la nómina de transitorios y contratados y en estos momentos directamente no aparece más la información sobre Recursos Humanos en el sitio de Diputados.

En la legislatura de la CABA, a diferencia del resto de la información, la de Recursos Humanos se publica en formato pdf y esto impide copiar y agrupar a los empleados por dependencia, como fácilmente se puede hacer con el personal del Senado de la Nación.

Asimismo, la información incluida en el menú de los legisladores porteños está mejor presentada que la de la Cámara de Diputados de la Nación, pero igualmente es incompleta. Por ejemplo, en las comisiones que integran no corresponde poner el director de la Comisión, sino el nombre del asesor del diputado en la misma. Y en el espacio de los colaboradores, para facilitar el contacto y las peticiones, es fundamental colocar una dirección personal de correo electrónico.

En el caso de la provincia de Santa Fe, gobernada por el Frente Amplio Progresista, la información que ofrece en materia de transparencia es inexistente en la Cámara de Diputados e incompleta en el Senado provincial.

Como puede apreciarse, en dos distritos importantes gobernados por la oposición hay mucho para hacer en materia de transparencia activa en el ámbito legislativo. Pero, por otra parte, a los legisladores nacionales de la oposición nada les impide implementar una autorregulación ejemplar de sus respectivos bloques parlamentarios.

La transparencia activa autorregulada de los bloques legislativos consistiría, por ejemplo, en publicar en forma voluntaria en sus respectivos sitios de Internet lo siguiente:

*Declaración Jurada de Bienes correspondiente a cada año;

*Ingreso Total Bruto de cada legislador del bloque (en concepto de Dieta y en concepto de Gastos de Representación);

*Monto asignado por caja chica a cada legislador del bloque y detalle de la respectiva rendición periódica de gastos;

*Nómina del personal asignado al bloque y legislador, detallando nombre y apellido, relación laboral (personal permanente, transitorio o contratado), categoría y/o remuneración, currículum vitae, tarea asignada, dedicación (exclusiva o parcial), criterio de designación (confianza, recomendación o concurso) y dirección personal de correo electrónico;

*Beneficiario y destino de los tramos de pasajes aéreos y terrestres que mensualmente recibe cada legislador del bloque o si los mismos fueron canjeados por dinero en efectivo;

*Viajes internacionales de legisladores integrantes del bloque, indicando fuentes de financiamiento del traslado y alojamientos, lugar visitado, actividad y programa al que asistió y datos de la entidad/organismo que cursó la invitación; y

*Detalle de los beneficiarios de las pensiones graciables, becas de estudio y subsidios otorgados, monto asignado y criterio de asignación.

Fuente: Agencia Diarios y Noticias (Buenos Aires, Argentina)

 
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia

Director General del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

Analista político y activista de derechos humanos enfocado en la solidaridad democrática internacional. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Integra el Comité Directivo del proyecto Solidaridad Democrática de Forum 2000 (República Checa).

Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Es co-autor de una publicación con dos propuestas de reforma al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Ha asistido a las conferencias del World Movement for Democracy (WMfD) en Lima, Seúl y Dakar. Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos. En dos ocasiones fue declarado "inadmisible" por autoridades migratorias: el 27 de enero de 2014 llegó a La Habana para participar en un evento alternativo a la Cumbre de la CELAC, fue declarado "inadmisible" y embarcado a Buenos Aires vía El Salvador. En 2015 fue declarado "inadmisible" por Migraciones de El Salvador luego de interceder por colegas cubanos impedidos de ingresar al país para asistir a un evento de la Comunidad de las Democracias. 

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista "El poder legislativo y su gente", participó como comentarista de temas políticos y económicos en "Radio América", fue productor periodístico del informativo económico de "CableVisión Noticias" y realizó varias entrevistas para el suplemento "El Observador" del diario Perfil. Actualmente, sus columnas se publican en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires), Clarín (Buenos Aires)  y La Nación (Buenos Aires). También ha publicado en El País (España) y ha sido entrevistado en varias oportunidades por CNN en Español.

Twitter: @GabrielSalvia