El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Adolfo Garcé
Vino nuevo en odres viejos
Por Adolfo Garcé
22 de octubre de 2014
(El Observador) La demanda de renovación circula ampliamente dentro de los partidos. Sin embargo, no tengo la expectativa de que existan cambios espectaculares en la votación entre partidos. Por el contrario, considero muy probable que la volatilidad electoral (el porcentaje de electores que cambian de partido entre una elección y otra) sea la menor desde la restauración de la democracia en 1985. El 1º de junio la ciudadanía se pronunció a favor de la renovación. Sospecho que el próximo 26 de octubre la ciudadanía votará por la continuidad.
 

(El Observador) Todos nos hacemos la misma pregunta. Al final de cuentas, ¿qué pasará el próximo domingo? Permítanme compartir con ustedes mis expectativas. No son deseos. Tampoco profecías. Es, apenas, lo que considero más probable. Me inclino a pensar que el domingo que viene se confirmarán las dos tendencias contrapuestas que vienen circulando en la sociedad uruguaya. Por un lado, ya sabemos que existe una fuerte demanda de renovación. Por el otro, creo que se dejará sentir, también, la demanda de continuidad. Parecen procesos opuestos. No lo son.

La demanda de renovación se manifestó claramente la noche del 1º de junio y está siendo confirmada por las encuestas durante estos días. Las internas de los partidos, especialmente las del FA y del PN, se están moviendo.

En el FA la urgencia por lo nuevo se manifestó, en junio, en el extraordinario apoyo recibido por Raúl Sendic y Constanza Moreira. Las últimas encuestas sugieren que Sendic no logrará repetir la hazaña de conservar el primer lugar. Pero todo indica que su cosecha no será magra y que logrará captar buena parte de los votos que, en un principio, podrían haber ido a parar a las listas de los socialistas. Constanza Moreira tuvo un perfil más bajo del esperado durante los últimos meses. De todos modos, a pesar de no contar con medios económicos y de haber tenido que construir sobre la marcha sus apoyos electorales locales en todo el país, siempre según las encuestas, probablemente consiga su meta y alcance a permanecer en el Senado. La competencia entre Moreira y los comunistas (que innovaron llevando al Senado al intendente de Canelones Marcos Carámbula) por el voto de los votantes frenteamplistas más de izquierda promete ser muy dura.

El despegue de los nuevos liderazgos frenteamplistas estaría afectando de modo distinto a las dos grandes fracciones que han predominado hasta la fecha. El Espacio 609 parece resistir mucho mejor los desafíos emergentes que el Frente Líber Seregni. En ancas de la popularidad del presidente, el sector de Mujica se encamina a ser la minoría mayor dentro del FA como viene ocurriendo hace más de una década. Mientras tanto, el sector del vicepresidente Astori parece destinado a perder un par de senadores. Si voy por la pista correcta, en suma, hay que esperar que luego de la votación del próximo domingo se verifique una tasa de renovación importante en la bancada del FA.

En el PN, la demanda de renovación se hizo sentir durante la elección de junio especialmente de un modo. La irrupción de lo nuevo se manifestó con claridad en la competencia por la candidatura presidencial: sorpresivamente, el diputado Luis Lacalle Pou se impuso sobre el experimentado senador Jorge Larrañaga. Pero la demanda de renovación se manifestó también en la excelente votación de Verónica Alonso dentro de Alianza Nacional y en el ascenso meteórico de la 404 (la lista de Lacalle Pou y Álvaro Delgado) que superó ampliamente a la 71 (la más tradicional del Herrerismo). Los resultados de junio anticipan los de octubre: es muy probable que, también en el caso del PN, se verifique una tasa significativa de renovación de la bancada parlamentaria.

La demanda de renovación circula ampliamente dentro de los partidos. Sin embargo, no tengo la expectativa de que existan cambios espectaculares en la votación entre partidos. Por el contrario, considero muy probable que la volatilidad electoral (el porcentaje de electores que cambian de partido entre una elección y otra) sea la menor desde la restauración de la democracia en 1985. El 1º de junio la ciudadanía se pronunció a favor de la renovación. Sospecho que el próximo 26 de octubre la ciudadanía votará por la continuidad. Las encuestas muestran que la intención de voto a cada uno de los partidos es similar a la de cinco años atrás. La principal diferencia es que el FA está un par de puntos por debajo del nivel de intención de voto de octubre de 2009.

No me asombraría que el domingo de noche, cuando aparezcan las proyecciones de escrutinio, tengamos que explicar cómo a pesar de las luces y sombras del gobierno de José Mujica el apoyo a los diferentes partidos cambió poco. Si esto terminara ocurriendo, la política uruguaya habría confirmado que sigue siendo extraordinariamente estable. Nuestros partidos habrán demostrado, una vez más, que saben cómo “fidelizar” a sus electores.

A veces, como en 2004, cuando el PC se desplomó, el comportamiento electoral de los ciudadanos experimenta cambios importantes. Pero este tipo de modificaciones es excepcional. El patrón habitual de cambio en Uruguay es una sofisticada combinación de continuidad y cambio. Barrán y Nahum, hace muchos años, parafraseando la sentencia bíblica, escribieron que nuestros partidos suelen llenar con “vino nuevo los odres viejos”.

Desarrollando esta idea, y evocando un viejo concepto muy empleado por David Easton y los enfoques sistémicos, Gerardo Caetano y José Rilla, hace casi tres décadas, decían que para entender la permanencia de los partidos uruguayos (se referían a los partidos tradicionales) era, precisamente, su capacidad para cambiar: “Permanencia con cambio y mediante el cambio”, sintetizaban, citando a Easton (1). Me pregunto si no tendremos que tener en cuenta esta vieja lección a la hora de interpretar los resultados del próximo domingo.

1 - Gerardo Caetano y José Pedro Rilla. “El sistema de partidos: raíces y permanencias”; en Gerardo Caetano, José Pedro Rilla, Pablo Mieres y Carlos Zubillaga, De la tradición a la crisis, Claeh-EBO, Montevideo, 1985

Fuente: El Observador (Montevideo, Uruguay)

 
Acerca del autor
Adolfo Garcé
Adolfo Garcé
Doctor en Ciencia Política - Investigador del Departamento de Ciencia Política (Facultad de Ciencias Sociales - Universidad de la República). Autor del libro “Donde hubo fuego: El proceso de adaptación del MLN-Tupamaros a la legalidad y a la competencia electoral (1985-2004)”. Co-autor del libro “La Era Progresista. El gobierno de izquierda en Uruguay: de las ideas a las políticas”. Líneas de investigación: Ideas, discursos y política; tecnocracia y democracia; Ideologías y adaptación partidaria.