El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Carlos Fara

¿All together now?

(7 Miradas) Frente a una ingeniería política compleja quizá se imponga la idea que, al final, las PASO así como están pueden ser automáticamente una gran primaria opositora. “Y sanseacabó” diría Máximo.

Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
13 de febrero de 2015
 

(7 Miradas) Una gran primaria opositora ha pasado a ser uno de los grandes temas: ¿debe haberla para ganarle al kirchnerismo en octubre, y evitar su triunfo en primera vuelta?

Hoy tenemos un Scioli en 28% de intención de voto cuando se mide solo un escenario de 5 candidatos (Scioli, Massa, Macri, Cobos o Binner y Altamira), el más realista. Proyectado da unos 31 puntos. Venimos viendo que el FpV puede llevarse un tercio de los votos. Eso significaría que le restarían unos 8 puntos para ganar en primera vuelta, frente a un escenario opositor dividido. Es la hipótesis de algunos entusiastas del gobierno nacional.

¿Estaría el kircherismo a solo 8 puntos de ganar? Es relativo. En primer lugar, esto no se trata de “tengo 7 caramelos, y tengo que llegar a 10: ergo solo me faltan 3 caramelos; y como los otros tienen menos caramelos que yo, entonces tengo más posibilidades”. La cuenta correcta debe ser esta: ¿cuánto dinero tengo para comprar los 3 caramelos que me faltan? Y ahí está la clave: el que tiene 7 ya no tiene potencial para comprar lo que resta; el mayor potencial lo tienen Massa y Macri.

En segundo lugar, como venimos sosteniendo hace un año, no hay que dar por seguro el escenario de balotaje. Precisamente, los 2/3 que no votarían al candidato del FpV es probable que polaricen la 1ra vuelta, a sabiendas de cómo están los tantos con el resultado de las PASO. De todos modos, mirado desde la oposición, el riesgo existe y se le debe prestar atención.

Entonces ¿conviene la primaria opositora? El 48% del  total del electorado está de acuerdo con que se realice. Cuando se analiza solo a los que votarían en alguna primaria de la oposición (F. Renovador, UNEN, PRO, F. de Izquierda), el nivel de acuerdo sube al 58%. Los más entusiastas son los votantes de Cobos o Binner (71%). Los menos son los de Altamira (43%). Los de Massa y Macri en su mayoría aprueban la idea (62 % cada uno). Tampoco son pruebas concluyentes para tener que implementarla.

Veamos ahora el escenario político:

Opción 1: la convención radical del 14 de marzo no aprueba la idea. Resultado: todo se cae, ya que por estructura nacional hoy es la niña bonita, no tanto por los votos de sus candidatos.

Opción 2: la convención aprueba la idea. Massa parece que acepta. El resto de UNEN parece que no quiere. Macri dice que no y Altamira difícil que se sume. ¿Carrió? Quiere una gran coalición pero no quiere a Massa. Resultado: alta probabilidad de que se caiga la idea (tampoco queda claro que el radicalismo quiera quedar como aliado de Massa a secas).

Frente a una ingeniería política tan compleja quizá se imponga la idea que, al final, las PASO así como están pueden ser automáticamente una gran primaria opositora. “Y sanseacabó” diría Máximo.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

 
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Carlos Fara es Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991 y lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Especialista en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010, en el Dream Team del año que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha recibido 2 veces el premio EIKON (2009 y 2012). Ha participado en 138 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es miembro de la International Association of Political Consultants (IAPC).
Twitter: @carlosfara