El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Carlos Fara

Di algo!!!

(7 Miradas) La nueva era nos propone pequeños relatos, historias mínimas, desde el noticiero hasta el cine, pasando por la política. Sin embargo, eso parece no alcanzar para movilizar el vacío que se fue profundizando a lo largo de los últimos 30 años.

Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
3 de septiembre de 2015
 

(7 Miradas) Donald Trump dice cosas terribles sobre los mexicanos y sube en las preferencias electorales en los EE.UU., aunque por ahora no podría ganar la presidencial.

Mientras, del otro lado del Atlántico, el más probable triunfador en la elección interna del Partido Laborista inglés -Jeremy Corbyn- propone volver a las fuentes ideológicas: renacionalización de los ferrocarriles, la electricidad y el gas, fin de la austeridad, del alineamiento automático con Estados Unidos, abandono de las armas nucleares. A esto se le debe agregar el crecimiento en el Viejo Mundo de las opciones nacionalistas, antieuropeístas, xenófobas, regionalistas, etc.

¿Los extremos están atrayendo más que el centro moderadísimo? ¿Qué es lo que está sucediendo en el mundo entonces?

Luego de la caída del Muro de Berlín el planeta parecía haber encontrado un relato en el fin de la historia, desempolvando viejos sueños de progreso indefinido ya sin pujas ideológicas. A poco de andar se vieron las carencias de la nueva globalización para representar dichos sueños, en término simbólicos (sin entrar en cuestiones fácticas).

Pues todos corrieron a un gran centro: conservadores y laboristas, republicanos y demócratas, socialcristianos y socialdemócratas. Desde “la tercera vía” al “conservadurismo compasivo”: esos fueron algunos de los nuevos slogans para una nueva era.

Volvamos por un momento al ruego final de Nanni Moretti a D´Alema en la campaña electoral que gana el Olivo en 1996: “Di algo!”. Veinte años después la súplica se mantiene ¿y se profundiza? a nivel mundial.

En la posmodernidad ya no valen los “grandes relatos” del pasado. Pero sigue habiendo demanda de relatos porque la demanda mítica es connatural a la historia de la humanidad. Ante la ausencia de nuevos relatos, es natural que algunos sectores sociales se aferren a viejas definiciones, nostálgicas, que le devuelvan algo de sentido al mundo cotidiano, estructuralmente lleno de incertidumbres.

La nueva era nos propone pequeños relatos, historias mínimas, desde el noticiero hasta el cine, pasando por la política. Sin embargo, eso parece no alcanzar para movilizar el vacío que se fue profundizando a lo largo de los  últimos 30 años.

En Latinoamérica hemos tenidos en los últimos 15 años la aparición del “socialismo del siglo XXI”, luego que las reformas pro mercado de los ´90 no pudieron atender la demanda mítica (sin entrar en el debate sobre los efectos de esas políticas). Está claro que eso tampoco representa a la mayoría de las sociedades de la región.

En Argentina estamos en un impasse en la campaña electoral, en donde sigue habiendo sensación de ausencia de definiciones. En el mundo de la política, más allá de las preferencias de cada uno, se reconoce que el candidato que se ha quedado con la bandera propositiva por ahora es Massa. Entre otras cosas porque es el que menos tiene que perder, y esa actitud es la que está logrando mantener su piso. Aprovecha su debilidad.

Moralejas de esta columna: 1) el problema no es solo local, y 2) “mal de muchos, consuelo de tontos”.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

 
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Carlos Fara es Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991 y lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Especialista en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010, en el Dream Team del año que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha recibido 2 veces el premio EIKON (2009 y 2012). Ha participado en 138 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es miembro de la International Association of Political Consultants (IAPC).
Twitter: @carlosfara