El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Adolfo Garcé
Mujica for export
Por Adolfo Garcé
30 de septiembre de 2015
(El Observador) Parecía que, durante el tercer gobierno del FA, Uruguay se encaminaba a tener «dos presidentes». No es así. Atraído por la demanda externa y con escasos incentivos para ayudar a Vázquez, dada su vieja rivalidad, el ex presidente Mujica ha dejado un vacío significativo en el tablero político doméstico.
 

(El Observador) A principios de año no había dos opiniones. Periodistas y analistas, ciudadanos informados y políticos profesionales, con mayor o menor énfasis, todos pensábamos que José Mujica, dada la excelente votación obtenida por el Movimiento de Participación Popular en octubre de 2014, estaba llamado a jugar un papel muy importante en el esquema de gobernabilidad del tercer gobierno frenteamplista. La ratificación de Danilo Astori como Ministro de Economía y Finanzas, por otro lado, invitaba a pensar que habría de repetirse el “trípode” de líderes que caracterizó el primer mandato del FA, y en el que se apoyó la gobernabilidad durante esos años: Vázquez – Astori – Mujica.

Hoy por hoy, existen buenas razones para cuestionar esa previsión inicial. Vázquez y Astori juegan, por supuesto, un papel fundamental. Pero el ex presidente Mujica no. En verdad, a lo largo de estos meses, ha tenido un perfil realmente muy bajo en la política doméstica. No se involucró a fondo en ninguno de los grandes debates que signaron la coyuntura (desde el TISA al desalojo del Codicen) y que estremecieron la interna frenteamplista. Sorprende muy especialmente que no esté haciendo valer su peso en la opinión pública para concretar cambios relevantes en el sistema educativo, luego de todo lo que hizo durante su presidencia por instalar este tema en la agenda política del país. En verdad, todo indica que Mujica ha venido privilegiando su papel como actor global a su responsabilidad como caudillo de la principal fracción del partido de gobierno. Observemos más de cerca causas y posibles consecuencias de este movimiento fronteras afuera.

A nadie se le escapa que Mujica viene experimentando, a lo largo de los últimos años, una fuerte demanda desde fuera del país. En esta tendencia se combinaron rasgos estrictamente personales como decisiones adoptadas durante su mandato. Entre los primeros pueden mencionarse dos contrastes impactantes: entre su pasado guerrillero y su discurso (generalmente) conciliador (que lo perfiló como una suerte de Mandela latinoamericano), y entre su estilo de vida y el habitual en las elites políticas (que le valió la fama de ser el “presidente más pobre del mundo”). Entre los segundos, es decir, entre las decisiones adoptadas durante su mandato, hay que recordar la nueva política sobre cannabis (iniciativa personal de Mujica), la legislación sobre interrupción voluntaria del embarazo y la aprobación del matrimonio igualitario (iniciativas del FA). Como es sabido, fue tan fulgurante su ascenso en la escena política global que su nombre terminó siendo propuesto para el Premio Nobel de la Paz. Y, fue tan profunda la huella que dejó, que pese a haber finalizado su mandato, sigue recibiendo invitaciones para encuentros, seminarios y conferencias.

Sin perjuicio de lo anterior, cabe preguntarse si no habrá algunas razones de otro tipo. Por ejemplo, es sabido que entre ex presidentes, incluso cuando pertenecen a un mismo partido, suele haber una competencia asordinada respecto a la calidad de las respectivas gestiones. Esto es especialmente visible en el caso de los dos presidentes frenteamplistas. Mujica insistió, desde el primer día, en quitarle la “liturgia monárquica” al liderazgo presidencial, y procuró diferenciarse todo lo posible del estilo reservado y distante de ejercer la presidencia que signó el gobierno de Vázquez. Vázquez, a su vez, a través de decisiones y declaraciones, ha venido intentando mostrar que su gestión es más ordenada y ejecutiva que la de su predecesor. En definitiva, cabe preguntarse hasta qué punto, el bajísimo protagonismo de Mujica en el ámbito doméstico no puede ser leído en el contexto de esa rivalidad con Vázquez. Dicho todavía más claramente: ¿hasta qué punto Mujica tiene interés en ayudar a Vázquez a “apagar incendios” y cumplir con sus promesas electorales?; ¿en qué medida está dispuesto a involucrarse a fondo en esta tercera gestión frenteamplista?

No es fácil contestar las preguntas anteriores. En cambio, es un poco más sencillo atisbar posibles consecuencias de la escasa presencia del líder del MPP en la política interna. En primer lugar, Mujica juega un papel muy importante, desde hace años, en la formación de la opinión pública. Podría, si quisiera, ayudar al gobierno a manejar mejor las expectativas de los agentes económicos y las de los dirigentes sindicales. En segundo lugar, Mujica juega un rol moderador en las posiciones del MPP. Es más pragmático que sus propios compañeros (por algo, siendo genéticamente mercosuriano, autorizó la integración de Uruguay a la mesa del TISA). Es más escéptico respecto al papel del Estado que el resto de la bancada emepepista (más de una vez ha dicho que tiene menos diferencias de fondo con Astori de lo que parece). Finalmente, tiene más facilidad para articular, dentro y fuera del FA, que otros dirigentes de su propio sector.

En suma. Parecía que, durante el tercer gobierno del FA, Uruguay se encaminaba a tener “dos presidentes”. No es así. Atraído por la demanda externa y con escasos incentivos para ayudar a Vázquez, dada su vieja rivalidad, el ex presidente Mujica ha dejado un vacío significativo en el tablero político doméstico.

Fuente: El Observador (Montevideo, Uruguay)

 
Acerca del autor
Adolfo Garcé
Adolfo Garcé
Doctor en Ciencia Política - Investigador del Departamento de Ciencia Política (Facultad de Ciencias Sociales - Universidad de la República). Autor del libro “Donde hubo fuego: El proceso de adaptación del MLN-Tupamaros a la legalidad y a la competencia electoral (1985-2004)”. Co-autor del libro “La Era Progresista. El gobierno de izquierda en Uruguay: de las ideas a las políticas”. Líneas de investigación: Ideas, discursos y política; tecnocracia y democracia; Ideologías y adaptación partidaria.